jueves, 26, mayo, 2022
Aerolineas

Fernando Gorbarán, presidente de AOCA, ponderó la reactivación, aunque indicó que se han perdido el 30 % de las empresas proveedoras.  

En estos días se está desarrollando Meet Up Argentina 2022, en el Centro de Convenciones de Ciudad de Buenos Aires (ver nota). Durante la apertura de este  encuentro, que recibe a figuras destacadas del turismo de reuniones nacionales e internacionales, Fernando Gorbarán destacó que este encuentro es un sueño cumplido para él.

Asimismo, puntualizó en que la jornada representó un hecho histórico, ya que se estuvieron juntos los ministros y los representantes de los burós de todo el país. “Así como fue allá por 2008, que se lanzó ese Plan de Marketing Turismo de Reuniones, y que superó tres ministros. Esto habla muy bien del trabajo público y privado, ninguno borró nada, sino que sumó”, apuntó el dirigente que atraviesa su último año de gestión.

Asimismo, remarcó que la realidad cambió y que el mundo ya no es el mismo, y por eso la articulación público-privado ya no es una alternativa: “Si no se trabaja de esa manera, no hay futuro”.

Además, Gorbarán hizo un repaso por las ayudas recibidas durante la pandemia, primero empezando por 2020, cuando lograron el apoyo del Ministro de Turismo y Deportes para contribuir a los burós que no podían pagar los sueldos. Ya en 2021, con la pandemia que seguía, apareció ese segundo plan que lo convirtieron en un trabajo estratégico. En principio, tuvo como relevamiento y la ampliación de todo lo que tiene que ver con el mapeo de los eventos deportivos y que se implementó a través del área de la Secretaría de Promoción Turística, Yanina Martínez.

“Eso nos permitió llegar hasta acá. Luego estamos los empresarios que llegamos como pudimos. Gracias a eso y que pudimos hacer el primer MeetUp y fue un puntapié, quiero agradecer a Aerolíneas Argentinas por el acompañamiento”, analizó.

Y agregó: “Hoy es la etapa de la reactivación, hay eventos, volvemos a facturar, estamos vivos. Hoy se discuten muchas cosas, pero lo que queda de manifiesto es el impacto económico de esta actividad”.

Por último, comentó que se perdieron cerca del 30 % de las empresas proveedoras: “Son los grandes desafíos que tenemos por delante, reinsertar esa cadena de valor y volver a generar confianza para que inviertan en nuestro segmento”.

“Mi sueño era que la Ciudad de Buenos Aires fuera anfitriona de un evento de este tipo. En 2008, el 70 % de los eventos del país se hacían en la ciudad. Ahora es casi 50 y 50 %. Eso no es una ciudad pierde, sino que es agrandar la torta”, destacó. A su vez, resaltó, el eje central de lo que aportó el Inprotur, a través de su secretario ejecutivo, Ricardo Sosa, en lo que tiene que ver con la captación y promoción de eventos.