lunes, 1, marzo, 2021
CubaOnLine

En una entrevista con Mensajero, Eduardo Palena, vicepresidente 2º de AEHG de Mar del Plata, reconoció que los empresarios están cada vez más endeudados.

Sin dudas, la pandemia de coronavirus generó un gran impacto en todos los sectores que componen al turismo. Sin embargo, una de las áreas que más sufrió los meses de aislamiento es nada más y nada menos que la hotelería. En ese sentido, Eduardo Palena, vicepresidente 2º de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (AEHG) de Mar del Plata, dialogó con Mensajero para analizar el presente que atraviesa la ciudad balnearia.

En principio, respecto al último fin de semana largo, el empresario remarcó que “para Navidad y Año Nuevo la hotelería tuvo alrededor de un 40% de ocupación. Es un nivel muy flojo para Mar del Plata. Las propiedades que mejores niveles alcanzaron fueron las 5 estrellas, que alcanzaron a registrar un promedio del 60%”.

“El perfil de gente que no pudo ir a Punta del Este es el que eligió vacacionar en Mar del Plata porque es un nicho de estándar más alto, y la realidad es que en los 5 estrellas la cantidad de plazas son más chicas. Eso significa que se llenan rápidamente”, agregó Palena al momento de describir el target que más ganancias le deja a La Feliz.

Al momento de realizar una proyección en lo inmediato, el dirigente confesó que “estiman entre un 20 y un 25% en la mayoría de los establecimientos. Es insuficiente, es un promedio muy bajo y preocupante porque se genera un gran estancamiento. Sabíamos que no iba a ser una buena temporada, pero teníamos la esperanza de que íbamos a trabajar bien durante los fines de semana”.

Consultado sobre algún aspecto positivo que hayan vivido hasta el momento, Palena sostuvo que el único camino alentador que encontraron fue el primer fin de semana de diciembre. “No se compara con otros años, pero si tenemos en cuenta que estuvimos nueve meses sin actividad fue muy bueno”.

Consciente de la crisis que atraviesa la actividad nacional, el directivo admitió que se reunió con Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes de la Nación, para transmitirle su preocupación: “Le hemos comentado lamentablemente, a pesar de las expectativas que teníamos, que no funcionó bien el Plan Previaje. La gente no toma la decisión de viajar a pesar de las flexibilidades que tenemos nosotros, ya sea para cambiar las fechas o por el reintegro del dinero”.

Sobre el cierre del reportaje, Palena reconoció que le pidieron al titular de la cartera turística de Argentina que “eleve a quien corresponda la posibilidad de extender los ATP, porque el último pactado fue el de diciembre 2020”. “Realmente con un 20, un 25% de ocupación ningún hotel cubre sus costos. Venimos de meses de acumular deudas. La prioridad que tuvimos fue el pago de salarios, pero no hemos abonado impuestos, tasas, abonos, servicios y demás. Los empresarios realmente están muy endeudados. Si esto sigue así, muchos hoteles van a preferir cerrar en vez de seguir trabajando”.