lunes, 25, octubre, 2021
CubaOnLine

Andrés Escandón, director para América Latina y el Caribe de ICCA, analizó con Mensajero el presente del segmento y destacó el rol que ocupa el país.

La pandemia de coronavirus que se desató el año pasado y que al día de hoy sigue generando consecuencias implicó que las entidades ligadas al turismo de reuniones hayan transformado la manera de hacer negocios. Como consecuencia de ello, por única vez, la Asociación de Congresos y Convenciones Internacionales (ICCA) reinventó su clásico informe de estadísticas. En la versión 2020 se puntualiza en la dirección que tomaron en el nuevo escenario las citas que ya estaban agendadas.

En ese contexto, Andrés Escandón, director regional para América Latina y el Caribe de ICCA, dialogó con Mensajero acerca del nuevo reporte y dio precisiones sobre el presente que atraviesa el sector.

– ¿Cómo surgió la idea de cambiar el método de medición e implementar el Estudio Anual Estadístico de ICCA?
– De acuerdo a la coyuntura global de la industria de reuniones y el impacto de la pandemia en nuestra actividad, decidimos, en conjunto con nuestra comunidad, no realizar el tradicional e icónico ranking ICCA para el año 2020. En ese contexto, optamos por enfocar nuestros esfuerzos de investigación en la creación un reporte estadístico del impacto de la pandemia con respecto al mercado global.

– ¿Cuáles son los parámetros que se tuvieron en cuenta al momento de confeccionar este análisis puntualmente?
– Nuestro equipo de investigación reinventó por completo los parámetros del mercado asociativo, ya que nuestro objetivo era interiorizarnos en las nuevas dinámicas del mercado de acuerdo a los comportamientos de las asociaciones a raíz de la pandemia. Para este reporte estadístico 2020 priorizamos factores estratégicos como la cantidad de reuniones reubicadas, aplazadas, canceladas, y por supuesto, las que se transformaron en híbridas o digitales. De igual forma, nuestro equipo utilizó esas conclusiones del impacto económico de la industria para medir el efecto de esta crisis en el desarrollo de los destinos.

– A grandes rasgos, ¿cómo fue el balance teniendo en cuenta los congresos y eventos que no se han podido realizar?
– La pandemia afectó significativamente a nivel global. Hoy en día, nuestra región se encuentra en proceso de recuperación, con una reactivación plena proyectada para 2023. De cierta forma, es un proceso continuo que ha requerido esfuerzos articulados de toda la industria y esperamos que se vaya consolidando poco a poco.

– Básicamente, ¿qué tiene de “distinto” este balance de estadísticas de ICCA?
– El verdadero diferencial de este reporte estadístico es la capacidad de entregar una radiografía del impacto de la pandemia en las reuniones asociativas a nivel mundial, de forma precisa y real, incluso en un momento tan dinámico y cambiante.

– ¿Qué acciones pudieron realizar a partir de esta información?
– Estos datos han sido de gran valor para toda la comunidad ICCA porque permitieron la creación de estrategias de mercadeo de destino acordes a las nuevas dinámicas identificadas, se tuvieron en cuenta las tendencias del mercado y facilitaron una información estratégica para seguir comunicando el impacto positivo del turismo de reuniones en el desarrollo de cada sede.

– ¿Qué conclusiones sacaron a partir del saldo negativo que hubo en el turismo de reuniones?
– Una de las más relevantes es el deseo de muchas asociaciones de mantener los congresos presenciales. Las reuniones que se pospusieron en su gran mayoría siguen leales al destino elegido inicialmente. Existe una clara intención de la industria en general de volver a la presencialidad.

– ¿Qué rol ocupa la tecnología?
– El reporte nos confirmó que no es un reemplazo para los eventos presenciales, sino un complemento para ellos. Forma parte de un grupo de herramientas que buscan mejorar la experiencia, el alcance y el impacto de las reuniones.

– Teniendo en cuenta que Argentina supo posicionarse como líder en Latinoamérica, ¿cómo se mide el impacto al día de hoy?
– El país ha sido un gran referente por mucho tiempo de la industria regional. Todos los destinos del mundo se vieron afectados exponencialmente por la pandemia, ya que se vieron imposibilitados de recibir eventos presenciales. Sin embargo, el ecosistema del turismo de reuniones de Argentina se ha mantenido consistente y articulado en medio de esta coyuntura. Al día de hoy se proyecta como uno de los destinos que ya están retomando su actividad, incluyendo nuevas formas de ofrecer valor a eventos internacionales y participando activamente de todos los esfuerzos de reactivación de la industria regional y global. Creo que Argentina seguirá posicionándose como ese actor clave y modelo de referencia regional de la industria en los próximos años.

– ¿Cuáles son las ventajas que tiene el país en comparación al resto con respecto al MICE?
– América Latina y el Caribe en general tienen una oferta robusta, flexible y diferencial para el segmento MICE. Los avances de nuestra industria regional en la última década han sido exponenciales producto del trabajo articulado de toda nuestra comunidad. En el caso de Argentina, se caracterizó por contar con una comunidad de reuniones local bastante articulada e integrada, con una amplia experiencia, con una visión innovadora de organización de eventos y equipos humanos multidisciplinarios de alto impacto. Argentina entendió hace mucho tiempo que el éxito de una estrategia MICE sostenible consiste en conocer al detalle al cliente (asociaciones locales, regionales y mundiales) y en adaptar la oferta de valor diferencial del destino hacia esas necesidades y deseos puntuales.

– ¿Cuáles son los eventos, congresos o convenciones que tienen chances de llevarse a cabo próximamente, si la situación epidemiológica y el Gobierno lo permiten?
– La mayoría de las reuniones aplazadas de 2020 están proyectadas a realizarse en el segundo semestre de 2021 y el primer semestre de 2022. La comunidad de asociaciones regionales tienen en sus objetivos que así sea, ya que los destinos invirtieron recursos, tiempos y energía para adecuar la oferta a los parámetros de bioseguridad y de la industria en sí. Sin embargo, todo dependerá de la flexibilización de las restricciones.

– A partir de la información que manejás, ¿cuándo considerás que podría concretarse el regreso del turismo de reuniones en Argentina?
– Desde ICCA somos muy optimistas con la reactivación para este año, no solo por las estadísticas que conocemos, sino por las conversaciones diarias que tenemos con nuestra comunidad de miembros y de asociaciones. Nuestros destinos regionales están listos para recibir y organizar reuniones con los más altos estándares de bioseguridad y con nuevas herramientas tecnológicas para maximizar la experiencia de los asistentes.

– ¿Qué expectativas hay de cara al próximo Congreso Mundial ICCA?
– Hoy en día, en toda América Latina y el Caribe tenemos casos de éxito que nos demuestran que es posible la reactivación en el corto plazo. Desde ICCA continuaremos apoyando todos los esfuerzos de reactivación y transformación de la industria de reuniones y por ello redoblaremos los esfuerzos para el Congreso Mundial ICCA que será presencial en Cartagena del 24 al 27 de octubre. Creemos que esa semana será fundamental para la consolidación del MICE, ya que también tendremos del 27 al 30 de octubre el evento de nuestro aliado regional Fiexpo, con quienes hemos creado espacios y actividades diferenciales para toda la comunidad.

ICCA 06-07