lunes, 19, abril, 2021

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo solicitó que los gobiernos de todo el mundo busquen un nuevo enfoque e insistió con las pruebas PCR para viajeros.

Esta semana, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) le pidió expresamente a los gobiernos de todo el mundo que dejen de lado el término de “países de alto riesgo”, y además insistió en establecer esquemas de pruebas rápidas que permitan identificar a los “viajeros de alto riesgo”.

En ese sentido, WTTC asegura que la realidad es mucho más compleja, ya que con dichos conceptos bien podría “estigmatizarse” a toda una nación, además de frenar los viajes y la movilidad. Por lo tanto, el objetivo pasa por tratar de buscar una nueva mirada para no calificar a países enteros bajo el concepto “de alto riesgo”, además de establecer mecanismos que faciliten la identificación individual de viajeros con mayor probabilidad de exportar el virus de un país a otro.

Asimismo, la entidad recomendó a los países realizar un consenso internacional sobre las métricas utilizadas para evaluar el riesgo, así como un esquema de pruebas de salida y llegada rentable, completo y rápido para todos los viajeros.

En teoría, la medida garantizaría que solo los viajeros con COVID-19 sean aislados, mientras que los turistas con resultados negativos puedan seguir realizando viajes seguros mediante la implementación de los protocolos de higiene, la utilización del tapabocas y el distanciamiento social.

“El riesgo basado en países enteros no es efectivo ni productivo. En cambio, redefinir el riesgo para los viajeros individuales será clave para reactivar los viajes internacionales de manera segura. Debemos aprender de experiencias pasadas y crisis como la del 9 de noviembre”, afirmó Gloria Guevara Manzo, presidenta y CEO de WTTC.

“No podemos seguir etiquetando países enteros como ‘de alto riesgo’, porque se supone que todos los ciudadanos, de cualquiera de esos países, estarían infectados. Si bien el Reino Unido está experimentando actualmente altos niveles de contagio, es evidente que no todos los británicos están infectados. Lo mismo ocurre con todos los estadounidenses, españoles o franceses”, agregó.

En paralelo, Guevara reconoció que hay que aprender a convivir con el virus y que se tiene que reconocer esta realidad y redefinir el concepto para centrarse en las “personas de alto riesgo”.

“Creemos firmemente que implementar un régimen de pruebas integral y el uso de tecnología son las únicas formas prácticas de restaurar los viajes internacionales de manera segura y evitar la exportación del virus. Además, un programa de pruebas integral será menos oneroso que el costo económico que conllevan las cuarentenas generales y los cierres de fronteras”, sumó.

Finalmente, la presidenta y CEO del WTTC reiteró que se debe encontrar un equilibrio crucial entre la prioridad de la salud pública y la necesidad de mantener la actividad económica. En efecto, también se debe garantizar que las personas estén seguras y sanas, además de asegurar la salud de la economía mundial y reactivar los 174 millones de empleos a nivel global en viajes y turismo afectados por la actual crisis sanitaria.