miércoles, 8, julio, 2020
CubaOnLine

En una charla con Mensajero, Edgardo Llano, secretario general de APA, criticó el accionar de la aerolínea y apuntó contra las autoridades, además de respaldar a los trabajadores.

Si bien los efectos de la pandemia de COVID-19 afectaron notablemente los vuelos de todas las compañías aéreas a nivel mundial, LATAM Airlines Group S.A. profundizó aún más la crisis que atraviesa actualmente, ya que sus filiales en Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Estados Unidos pidieron ayer el concurso preventivo de acreedores dentro de EE. UU., en el marco del denominado «Capítulo 11» de la Ley de Quiebras de dicho país.

En este contexto, anticipando lo que puede pasar en Argentina en un futuro inmediato, Edgardo Llano, secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), habló con Mensajero en relación al último encuentro que mantuvo con distintos miembros de la compañía aérea en el Ministerio de Trabajo: «Nos reunimos la semana pasada y mantuvieron la misma postura que en la primera audiencia, sin modificaciones. Fue una falta de respeto total hacia los trabajadores y al mismo ministerio, porque cuando se llega a esa instancia básicamente hay que sentarse a negociar, y no mantenerse en una postura inamovible en relación a las propuestas. Fue una reunión dura, así que esperamos más del ministerio».

Por otra parte, el dirigente sindical hizo referencia a la intimación del Ministerio de Trabajo de la Nación hacia LATAM para que termine de abonar la totalidad de los sueldos en un plazo de tres días: «Si no cumplen con lo pactado se iniciará un sumario federal, con sanciones muy duras para la empresa. Hay que ver qué sucede, teniendo en cuenta la declaración del Capítulo 11 en Estados Unidos, que en Argentina sería como una convocatoria de acreedores, no necesariamente es una quiebra. Sabemos que esta compañía tiene mucha tendencia a incumplir sus promesas y las decisiones del ministerio, así que vamos a esperar 72 horas para ver cuál es su manera de proceder».

Ministerio

«A nivel mundial, las aerolíneas están despidiendo a un 30% de su planta de empleados. Hasta fines de julio vamos a estar tranquilos respecto a este tema, porque hay un DNU en vigencia. Sin embargo, estamos convencidos que LATAM avanzará con las desvinculaciones, porque el mismo día de la audiencia el gerente le anunció al personal en una videoconferencia que Argentina no iba a ser la excepción, y que no van a acatar conciliaciones obligatorias», agregó Llano, en referencia a las desvinculaciones que disponen las distintas compañías aéreas de todo el mundo.

A su vez, el titular de APA también opinó sobre el aporte de ANSES para las empresas: «Debería ser destinado para aquellas pymes que demuestran a través de sus balances una situación muy comprometida. Como dijo el presidente, es un momento para ser solidarios. De este difícil presente salimos todos juntos. Es decir, las compañías, los dueños y los empleados. Hay sectores que son muy beneficiados y otros están bastante precarizados. La pandemia tiene que servir para demostrar que podemos ser mejores personas y que las compañías pueden ser más responsables y ayudar a la sociedad en general».

Al momento de revelar cuáles son las acciones que tienen en mente si tuvieran que realizar una protesta, Llano aclaró que LATAM tiene algunos vuelos cargueros y otros de repatriación, a los que jamás van a perjudicar: «Para este tipo de operaciones descarto una medida de fuerza. Lo que sí hacemos es una serie de videos dirigidos a las autoridades de la empresa. Sabemos que a los directivos les molesta y les duele. No hay ningún tipo de agresión, solamente decimos la verdad y exponemos a los verdaderos autores de toda esta crisis».

Por último, el gremialista se refirió a la decisión de ANAC respecto a la reanudación de vuelos a partir del 1º de septiembre: «Es buena, pero estuvo mal explicada. LATAM vendía pasajes en operaciones que no estaban autorizadas. Hay repatriados que han adquirido tres boletos de distintas empresas y no han podido utilizar ninguno. Con este panorama, sin ventas, la aerolínea alegó que no podrían pagar los salarios de los trabajadores».