viernes, 19, agosto, 2022
Aerolineas

Los camaristas Jorge Ballestero, Eduardo Freiler, Eduardo Farah revocaron un sobreseimiento dictado por el juez federal Norberto Oyarbide a favor del subcomisario Luis Gigena, quien incurrió en "contradicciones" durante el juicio oral llevado a cabo por el Tribunal Penal Económico N° 3.
El relato de Gigena durante la investigación derivó en la detención de Fernando Arriete, Gerente de Ventas Internacionales de la aerolínea.
Pero en el juicio oral, Arriete fue absuelto y quedó establecido que su vinculación con la causa "provino de los dichos del Subcomisario Luis Gigena, quien en la instrucción le atribuyó participación en el delito de contrabando de drogas de manera concluyente".
Gigena reconoció durante el juicio oral que había recibido información inculpatoria contra Arriete, que canalizó "sin haber corroborado la veracidad de tales afirmaciones". Del fallo se desprende que Gigena deberá ser convocado ahora a prestar declaración indagatoria por el juez Oyarbide.
En la causa de las cuatro "narcovalijas" conteniendo 60 kilos de cocaína y con la etiqueta "Embajada Argentina en España", trasladadas a España en 2004 por la compañía aérea Southern Winds, fueron condenados los esposos José González Villar, 8 años, y Elena Toimil Batán, 7 años.
El matrimonio español habría sido encomendado para recibir la droga en Madrid y fue extraditado luego de recibir una condena por la tenencia de otro cargamento de drogas en el verano de 2005.
El Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 3 (TOPE3), en diciembre de 2007, también se condenó a cinco años de cárcel al colombiano Juan Aristizábal Tabares, quien habría llevado el estupefaciente hasta el aeropuerto de Ezeiza, tal como fue filmado por las cámaras de seguridad.
Walter Beltrame, el ex empleado de Southern Winds hijo del jefe del aeropuerto, recibió cuatro años y medio de prisión.
El TOPE3, además, ordenó profundizar sobre qué responsabilidad habrían tenido en la maniobra los dueños de la disuelta compañía aérea, los hermanos Juan y Christian Maggio.
Los Maggio y el vicepresidente de la desaparecida aerolínea, Enrique Montero, habían sido imputados en la investigación por el envío de cuatro valijas, pero el primer juez de instrucción, Carlos Liporace dijo que no habían encontrado pruebas en su contra para adjudicarles una vinculación al caso.
El Tribunal también ordenó investigar al brigadier Alberto Beltrame, padre del condenado Walter Beltrame, que ocupaba en el momento del envío de las valijas la jefatura del aeropuerto de Ezeiza.