domingo, 27, septiembre, 2020
CubaOnLine

Se confirmó la adquisición de aviones de la brasileña Embraer -EMB 190- gracias a un préstamo del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil de 700 millones de dólares. Así, sigue adelante el reequipamiento de la flota de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Ya lo había anunciado el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido en septiembre pasado: hay que reequipar Aerolíneas Argentinas, mientras se estaba negociando la contratación de diez aeronaves Boeing 737-700. Y ya se había mencionado durante el último encuentro de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con su par brasileño Luis Ignacio Lula Da Silva. Finalmente la semana pasada se confirmó un préstamo de 700 millones de dólares para comprar aviones a la fábrica Embraer.

El préstamo
El Gobierno brasileño será quien otorgue el crédito a Aerolíneas Argentinas a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES). Así lo confirmó su presidente, Luciano Coutinho, quien agregó que el préstamo “debe tener garantías del gobierno argentino mediante el Convenio de Crédito Recíproco (CCR)”, un mecanismo aplicado por los Bancos Centrales de ambos países en este tipo de operaciones a través del cual quedan como garantes de este tipo de financiación.
El anuncio fue realizado en el marco del encuentro de negocios Brasil Argentina que se desarrolló en la sede de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP).
La operación ya fue aprobada por el Comité de Financiación y Garantía a las Exportaciones y la Cámara de Comercio Exterior de ese país.
Los 700 millones de dólares serán a devolver en doce años y el desembolso de los mismos será aproximadamente en cinco años, a medida que se vayan entregando las aeronaves. Los primeros aviones podrían comenzar a llegar en octubre de este año.
A partir de ahora comienza la negociación entre ambos países para que la fábrica brasileña de aeronaves comience a fabricar sus piezas en el Área Militar Córdoba, recientemente nacionalizada, luego del acuerdo al que llegó el Gobierno Nacional con la empresa Lockheed-Martin. Recordemos que el objetivo de este acuerdo es que el mantenimiento pesado de los aviones de AR pueda realizarse en Argentina.

Los aviones
El modelo adquirido es el EMB 190 con una capacidad de entre 91 y 120 pasajeros, que según pudo saber este medio son ideales para vuelos de cabotaje y regionales -ya que estos aviones tienen un alcance radial de 6.000 millas-, como los recientemente lanzados vuelos directos de Mendoza a San Pablo (ver página 4) en el marco del fortalecimiento del mercado turístico regional de cara a una crisis financiera internacional que disminuye la llegada de viajeros de Estados Unidos y Europa.
De acuerdo a lo informado por Embraer, “el EMB 190 es ideal para la sustitución de antiguos aviones de 100 plazas por su versátil diseño de cabina y porque tienen menores costos de funcionamiento con un rendimiento superior”.
Estas máquinas equipan la flota de varias aerolíneas internacionales: en América Latina forman parte de la dotación de Aeroméxico y de Taca entre otras. Pero también son operados por compañías de Estados Unidos y de Europa.

La fábrica
Embraer se encuentra en el medio de una polémica nacional en Brasil luego de anunciar 4.300 despidos -un 20 por ciento de su plantel- con el argumento del descenso de la demanda mundial de aviones debido a la crisis financiera global que contrajo el tráfico aéreo.
En ese sentido, el presidente del BNDES, Luciano Coutinho, declaró a la agencia de noticias ANSA: “financiar al comprador permitirá mantener y expandir el empleo en la empresa vendedora”.
La situación de la fábrica de aviones brasileña, y una de las más importantes del mundo había desencadenado a principios de marzo una convocatoria por parte del presidente de ese país a todo el sector aeronáutico para revisar su política de compras ya que Gol vuela con Boeing y Tam con Airbus.

Rojo intenso

De acuerdo a un informe que dio a conocer el matutino La Nación en los últimos días Aerolíneas Argentinas perdió 15,5 millones de dólares en enero y 26 millones en febrero, a pesar de que, como consecuencia de la caída en el precio del petróleo, el costo del combustible bajó el 56,68 por ciento en un año (de 53.052.900 dólares en enero de 2008 a 22.983.900 en el mismo mes de este año). Los costos operativos fijos, incluidos los salarios, subieron el 20,69 por ciento. Y en el transcurso de este año, el Estado desembolsó casi 100 millones de dólares para sueldos y cargas sociales. Según se supo, la empresa rechazó estos datos pero sí reconoció un nivel de pérdida de 10,7 millones de dólares.