París bien vale una misa, pero Siria, Mali, Nigeria, Egipto, Ucrania también lo valen, porque todo acto que atente contra la vida de la gente debe ser repudiado sin excepción.