Desde chicos nos enseñan que los números son fríos, exactos y que no tienen sentimientos. Sin embargo hoy podemos decir que a veces es una percepción errada.