Desde que tenemos memoria, el sector turístico de la ciudad de Buenos Aires reclamaba a viva voz un Centro de Convenciones. Un lugar de encuentro para grandes eventos que le daría a la ciudad una relevancia dentro del segmento MICE, que reforzaría el prestigio bien ganado que ya ostenta.