La situación que vive Brasil debido a la devaluación de su moneda que, recordemos, fue del 31 por ciento aproximadamente en los últimos 14 meses, dejó al dólar en un valor de casi 4 reales. Y aunque se esperaba que esto  impactara mucho más en el sector turístico, una gran parte de los brasileños optaron por viajar dentro de su mismo país en vez de visitar Argentina, creando un traspié en el histórico romance turístico entre ambos países.