Tal como se viene demostrando con las últimas tendencias, el turismo ya no puede mirar al costado a la hora de hablar de tecnología. El turista quiere, y necesita, más y mejores herramientas a la hora de planificar sus viajes. Los folletos quedan obsoletos para el viajero actual que vive apurado, con poco tiempo y necesita  información precisa y casi al instante.