La familia Bottazzi acaba de rendir homenaje a todos los navegantes del avistaje de ballenas para honrar la memoria del patriarca de la familia, que da nombre a la empresa y que dedicó su vida a tan mágica actividad. Para ello han contratado un grupo de artistas plásticos que han realizado un número espectacular a bordo de un barco con un mástil de cuatro metros de altura.
 
Desde este mes, además, el equipo de Tito Bottazzi puede ofrecer a sus clientes el avistaje de pingüinos en Punta Tombo, que se une al de las ballenas Francas australes que se encuentran en las aguas de Chubut entre junio y diciembre, y al de delfines, lobos marinos, elefantes marinos y toninas.
 
Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, Península Valdés brilla por la riqueza de su fauna costera y marítima, y por los inolvidables atardeceres patagónicos de que disfrutan sus visitantes.
 
De septiembre a noviembre, ofrecen también una de sus excursiones estrella: Sunset. Como su nombre indica, consiste en salir a admirar a las ballenas australes al atardecer, navegando durante dos horas y media, una hora más que las excursiones diurnas del resto del año.
 
www.ti