El hotel está ubicado en plena Plaza Dorrego de San Telmo, un lugar estratégico y pintoresco rodeado de cafés, bares, antigüedades y diversos negocios para realizar compras; además, se encuentra a tan sólo diez cuadras de la Plaza de Mayo. El hotel fusiona lo tradicional con lo contemporáneo, además  posee un exterior que refleja la arquitectura típica de la zona  y combina con el tradicional empedrado característico del barrio.