Los ataques dejaron 132 muertos y decenas de heridos y además un entendible descenso del número de visitantes por el temor a nuevos atentados. Paris busca volver a su ritmo cotidiano cuanto antes y por esa razón, el Ministerio de Cultura francés, anunció la apertura de algunos de sus museos y puntos culturales más estratégicos, aunque otros lugares, como la reconocida Torre Eiffel, permanecen cerrados a la entrada de los visitantes. 
La capital francesa recibe cada año más de 32 millones de turistas, convirtiéndose en uno de los lugares más visitados del planeta. 
"En estos momentos trágicos que atraviesa Francia, la cultura es más que nunca un lugar simbólico de descubrimiento de uno mismo y de los otros, de reunión y de intercambio", afirmó la ministra de Cultura francesa, Fleur Pellerin, quién anunció la apertura a partir del lunes de algunas de las instituciones culturales públicas de Francia.
Según la página oficial de la Oficina de Turismo de París únicamente se abrirán el Centro Pompidou, la Conciergerie, el Grand Palais, los Invalidos, el Museo de la Arquitectura, el Museo Delacroix, el Museo Guimet, el Museo del Louvre, el Museo de Luxemburgo, el Museo de la Marina, el Museo de la Orangerie, así como el Pantheon. La información de la página oficial indica que el Zoo de Vincennes permanecerá cerrado hasta el martes al igual que el Aquarium de París.