Hace algunos años atrás, era casi imposible pensar  a Argentina como un país desarrollado en materia de turismo de reuniones, pero desde el 2008, la perspectiva cambió completamente y Argentina empezó a posicionarse en este ámbito.