¿Qué hay detrás de los destinos turísticos inteligentes?

¿Qué hay detrás de los destinos turísticos inteligentes?

Mensajero repasó las características de la Red DTI-Ar y analizó con un especialista los principales beneficios que surgen de las acciones que se ejecutan.

Hace unos años, un grupo de municipios decidió emprender su propia aventura y conformar una red pensada pura y exclusivamente para los gestores públicos del turismo. El desafío era enorme y el contexto, desafortunadamente, muy adverso, a raíz del desconcierto y la incertidumbre que vivía la actividad a raíz de la pandemia de COVID-19.

Ante este escenario, la creación de la Red Argentina de Destinos Turísticos Inteligentes (Red DTI-Ar) representó un espacio de contención muy fuerte y seguro, para salir airosos en conjunto de una situación de coyuntura muy compleja. Para su conformación, la entidad tomó como referencia a la Red de Destinos Turísticos Inteligentes de España, que ha obtenido varios reconocimientos internacionales.

En diálogo con Mensajero, Oscar Bustos, cofundador y codirector de la Red Argentina de Destinos Turísticos Inteligentes, recordó cómo fueron los primeros pasos de este proyecto: “El acompañamiento permanente hizo que el crecimiento sea exponencial. El primer año pensábamos tener entre 15 y 20 destinos adheridos. Sin embargo, llegaron a ser más de 80“.

Actualmente, la red cuenta con más de 230 municipios y cinco provincias adheridas (Buenos Aires, Córdoba, Chubut, La Rioja y Entre Ríos). Recientemente, se han sumado destinos de gran impacto turístico como El Calafate y Ushuaia, entre otros. En ese sentido, también tiene un volumen muy importante de organizaciones académicas, empresariales, profesionales del sector y organismos de referencia que se incorporaron activamente.

“Desde nuestra organización acompañamos a las comunidades locales de Argentina en el diseño y la implementación de iniciativas innovadoras para un desarrollo humano sostenible e inclusivo que, a través del uso de nuevas tecnologías y modelos de gestión inteligentes y participativos, mejore la calidad de vida”, acotó Bustos.

Al momento de describir qué significa puntualmente que un destino sea turístico inteligente, explicó que cada lugar que es considerado como tal es el que gestiona adecuada y coordinadamente la información, particularmente en los procesos de recolección, ordenamiento, priorización, utilización y apertura de datos. Este proceso, comentó, tiene como objetivo la planificación, gestión, gobernanza y monitoreo de las estrategias que mejoren su sostenibilidad, accesibilidad y resiliencia.

Todo este accionar impacta directamente en la calidad de vida de los ciudadanos y en la experiencia turística de los visitantes. Incluso, en un destino turístico inteligente, se considera el concepto de inteligencia como la capacidad de gestionar datos, generar información y aplicar el conocimiento para la toma de decisiones de un destino turístico, sean de los municipios, de organizaciones no gubernamentales y académicas, de empresas y cámaras, entre otros actores.

Desde la red impulsan iniciativas con el objetivo de asistir a los municipios en el diseño e implementación de estrategias turísticas inteligentes e innovadoras, sin omitir que fomenta la generación de destinos turísticos innovadores y sostenibles.

Según las explicaciones de Bustos, para poder lograr todo esto es fundamental trabajar en pilares que impliquen la cooperación entre los sectores público y privado para garantizar la gestión eficiente, transparente y participativa. Un claro ejemplo de esto es la sostenibilidad, teniendo en cuenta todo lo que genera en la parte sociocultural, económica y medioambiental; la innovación, aplicada a procesos, sistemas, recursos y productos enfocados al turismo del destino; la accesibilidad, con todo lo que gira en torno a productos, servicios y recursos turísticos; la movilidad y el transporte, con sus mecanismos de conectividad entre el destino y los polos emisivos, entendidos como un servicio que facilita las experiencias para el turista; y las tecnologías y el marketing digital turístico.

EL PRIMER PASO PARA SER UN DESTINO TURÍSTICO INTELIGENTE
Desde un inicio, más precisamente hace casi dos años antes de su formal lanzamiento, la red planificó su organización interna, y en paralelo, analizó cómo sería el gradual crecimiento de sus miembros. En este sentido, el primer paso para formar parte de la Red DTI-Ar es que el municipio interesado debe adherir formalmente a la organización a través de un registro virtual.

Una vez adherido, el paso siguiente es realizar un autodiagnóstico, es decir, un cuadro de situación, una medición inicial de cómo se encuentra un destino frente a los indicadores del modelo DTI. Para ello, la red cuenta con una matriz de relevamiento de datos que cada gestor carga sobre su destino. Por un lado, se encuentran las estadísticas ligadas a los entes de turismo, con temas vinculados a las legislaciones vigentes y las planificaciones. Luego diferentes indicadores relacionados a cada uno de los ejes transversales del modelo (gobernanza, tecnología, accesibilidad, transporte, innovación, sostenibilidad y marketing y transformación).

Es importante mencionar que dicha matriz es confidencial y la seguridad de los datos volcados en ella es una las principales ocupaciones de la red. En paralelo, cuando los destinos completan el autodiagnóstico, se procesa toda la información obtenida, se gestionan los datos mediante una plataforma y se procesa la información. De ello se obtienen diagnósticos que son puestos a disposición del destino y se realizan reportes generales comparativos, bajo el respeto de la confidencialidad, que contribuyen a la toma de decisiones de políticas estratégicas. Estos reportes son a nivel nacional, regional o provincial, incluso con mayor grado de separación de la información, que posteriormente es puesta a disposición de los miembros adheridos.

Una vez que el destino efectúa la etapa de autodiagnóstico explicada anteriormente, se procesa la información y se generan reportes, previo a la etapa diagnóstica y el plan de mejoras. Es decir, se ejecuta un diagnóstico inicial sobre la base de los distintos indicadores agrupados en los ejes de la metodología DTI, a fin de achicar la brecha de mejora necesaria para que pueda alcanzar el nivel deseado de desarrollo.

Cuando un destino logra implementar el plan de mejoras, que se encuentra vinculado al nivel de desarrollo adecuado de cada uno de los ejes del modelo, sigue la instrumentación de la norma sectorial IRAM DTI 42101 y su conformidad de acuerdo a los requisitos del Sistema de Gestión de Calidad.

La Red DTI – Ar trabaja en la adaptación de las metodologías utilizadas por la Red de Destinos Turísticos Inteligentes de España con el firme propósito de poder llevar adelante su aplicación a nivel nacional, como así también el conocimiento y la implementación de las nuevas tecnologías y proyectos innovadores desarrollados en diferentes países y continentes. Incluso, se trabajan con metodologías reconocidas y validadas a nivel internacional, que luego se adaptan a la realidad de Latinoamérica y de Argentina.

BALANCE Y PROYECCIONES PARA LOS DESTINOS TURÍSTICOS INTELIGENTES
Al recordar cuáles fueron las principales acciones que hizo la red durante 2022, Bustos comentó que todo se centró en facilitar los beneficios a todos los miembros adheridos a la red a través de las capacitaciones y la generación de proyectos participativos. “Ha sido un año muy agotador debido a la gran cantidad de acciones y demanda de parte de los adheridos, pero culmina con la satisfacción del deber cumplido”, indicó.

“Para el año que viene tenemos pensados varios hitos. Más allá de continuar fortaleciendo el crecimiento en la gestión local, mediante la planificación anual de acciones concretas, se aproxima nuestro próximo encuentro presencial”, comentó. En ese sentido, adelantó que el 15 y el 16 de marzo se llevará a cabo el Segundo Encuentro Presencial de la Red DTI-Ar.

Según Bustos, este evento contará con la participación de destacadas figuras vinculadas a la temática tanto en el orden internacional como a nivel local: “Será un espacio de lanzamiento de acciones notorias, una manera de reencontrarnos a través de la organización federal y participativa de nuestros miembros, con charlas magistrales, mesas de trabajo, entre otros ítems”.

Por último, Bustos comentó que actualmente hay varias alianzas y acciones estratégicas con las que están planificando su ejecución para 2023: “Tenemos un grupo de destacados profesionales dedicados de lleno a ejecutar el plan de acciones de la red. Queremos que el año entrante sea un éxito y continúe en crecimiento para consolidar este hermoso espacio”.

Mensajero Web