“Somos un destino emergente, pero pensamos a otra escala”

“Somos un destino emergente, pero pensamos a otra escala”

Aldo Álvarez, secretario de Turismo e Innovación de Concordia, habló con Mensajero sobre los proyectos para posicionar a la ciudad en el plano internacional.

Entre Ríos se encuentra entre los sitios más elegidos por los porteños al momento de emprender una escapada de fin de semana para desconectarse de la vorágine cotidiana. En ese sentido, en la provincia se ubica un destino emergente que comprende en sus casi 3500 km² un resumen de los principales atractivos turísticos de las otras localidades entrerrianas.

Así lo expresó Aldo Álvarez, secretario de Turismo e Innovación de Concordia, quien detalló que la ciudad cuenta con el carnaval (como Gualeguaychú) con más de 1500 artistas en escena desde fines de enero a fines de febrero; cuenta también con turismo termal (como Federación), con tres complejos en la ciudad. Además, posee playas (como Colón), seis en el lago Salto Grande, y otras en la costanera de 2,5 kilómetros de extensión; y un valor histórico (como Concepción del Uruguay) en el casco céntrico, con arquitectura francesa del siglo XIX, monumentos nacionales y el Castillo San Carlos, incrustado en un pulmón verde de 80 hectáreas y en el que data la historia de El Principito.

El funcionario se mostró sorprendido por la cantidad de visitantes que tuvo la FIT y lo vio como una oportunidad para continuar posicionando a la localidad: “Lo importante es que Concordia, por segundo año consecutivo, participó con un stand propio. Esto demuestra que ha tomado al turismo como una política de Estado”.

De esta manera, indicó que la presencia en la feria sirvió para mostrar los eventos más importantes de la ciudad, pensando en la temporada 2023: “Al ser emergentes, necesitamos trabajar y sentar bases. En este sentido, hay otros destinos que son mucho más maduros en la provincia que no apuestan de la forma en que lo está haciendo Concordia”.

Con respecto a la necesidad de captar público extranjero, Álvarez señaló que la planificación de la localidad consiste en estar presente en las ferias internacionales. En esa línea, comentó que el 26 de octubre llevarán adelante una misión comercial en Montevideo, buscando el mercado uruguayo. “Sumaremos a la plaza del sur de Brasil, de San Pablo y Porto Alegre, donde vamos a estar generando acuerdos y una promoción constante. Somos un destino emergente, pero estamos pensando a otra escala”, manifestó.

En ese sentido, adelantó que en este momento se encuentra en obras el aeropuerto internacional que va a estar terminado a fines de 2023 y le va a permitir a Concordia relacionarse con mercados con los que aún no cuenta. “Al ser una ciudad fronteriza, entendemos que hay una gran oportunidad de desarrollo, de nuevos inversores y de potenciar la actividad económica de la ciudad”, indicó Álvarez, quien explicó que se trata de un proyecto del BID, que viene adaptado a nuevas tecnologías para el cruce fronterizo y a la mejora de los servicios turísticos de la ciudad.

El secretario de Turismo e innovación de Concordia indicó que en la prepandemia, el pernocte promedio en la ciudad era de 2 noches y actualmente se encuentra en 3: “Es una ciudad que ha dejado de ser de paso para ser un destino para vivir una experiencia”. Asimismo, indicó que durante su gestión, que inició en 2019, generaron un observatorio turístico que tiene como objetivo trazar el perfil de los visitantes: “Vamos haciendo las cargas en tiempo real de ocupación, y eso nos da a nosotros un diagnóstico de que el pernocte en Concordia se ha ensanchado. Estamos en un buen número y queremos seguir trabajándolo y fortalecerlo”.

Finalmente, Álvarez sostuvo que para 2023 el desafío será captar al público joven: “Concordia tiene un potencial para trabajar, porque tiene buena gastronomía, buenos productores de cervezas artesanales y buenas discos. Si le sumamos la playa y el carnaval, creo que tenemos un complemento muy importante”.

Mensajero Web