viernes, 12, agosto, 2022
Aerolineas

Carlos Mellano, presidente de Aeghar, tildó de positivo al presente, pero remarcó que no se llegó aún a las cifras de la prepandemia.

CORRESPONSAL EN EL LITORAL

Caracterizada como “cuna de los amigos” por Roberto Fontanarrosa, Rosario fue una de las ciudades pioneras en el día del amigo como sinónimo de festejos en bares y restaurantes.

Para analizar cómo fue el consumo y cuánto se gastó, teniendo en cuenta que la festividad además coincidió con vacaciones de invierno, Mensajero conversó con Carlos Mellano, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero, Gastronómica y Afines Rosario (Aeghar).

– ¿Cómo ha sido el consumo este día del amigo en Rosario? 
– Tuvo buenos resultados en relación con la cantidad de comensales que asistieron a los establecimientos, aunque el ticket promedio no fue el esperado porque optaron por menús de menor precio y por promociones. Cabe aclarar que la semana del amigo coincide con las vacaciones de invierno y eso incrementa la circulación de turistas de cercanía. Por eso hubo un ritmo sostenido de consumo durante toda ese período.

En cuanto a la modalidad, algunos establecimientos trabajaron mediante reserva y otros optaron por apelar a la decisión espontánea. Estos periodos de fechas especiales no salvan a la actividad, pero permiten afrontar gastos para poder sostener la estructura necesaria para que un establecimiento siga funcionando. Recordemos que venimos de un duro período de pandemia y hay deudas que aún se siguen saldando mediante convenios de pago.

– ¿Hay un promedio de gastos que se pueda dar por persona?
– El promedio de consumo por persona, en una estimación aproximada, es de 1800 a 2500 pesos por persona. De todas maneras, esto es algo difícil de cuantificar, debido a que cada tipo de establecimiento se centra en un tipo específico de oferta gastronómica y eso es algo que no se puede promediar.

Hay algunos que trabajan con meriendas, otros con cenas al plato y otros con combos con cerveza artesanal, etc. Con respecto a las promociones, hay lugares que brindaron un espumante como regalo o hicieron alguna promoción con bodegas especiales que se combinaban con el menú elegido. Algunas empresas líderes de cerveza también crearon ofertas especiales para la fecha. Otros establecimientos gastronómicos ofrecieron promociones puntuales de cervezas, hamburguesas, picadas, pizzas, entre otros.

– ¿Con respecto a vacaciones se pudo observar aumento de circulación? 
– Hay distintos tipos de turistas: los que llegan a la ciudad desde sitios cercanos a disfrutar del día y sus actividades, pasando por las ofertas gastronómicas; después están los que vienen porque tienen departamentos y los que van a la hotelería, que esos son los que pernoctan por una o dos noches y hacen una exploración más extensa de la oferta turística local, disfrutando de los distintos corredores gastronómicos de la ciudad.

Además, Rosario es una ciudad que tiene una buena oferta para el turismo familiar y eso es una de las razones por la que esta ciudad es elegida por este tipo de viajeros.

Los últimos 14 días hubo una ocupación hotelera promedio del 80 % al 90 %, con picos del 95 % al 100 %. Los porcentajes son similares a lo ocurrido en años anteriores a la pandemia, aunque las reservas se tomaron con menor antelación. El pico de ocupación fueron los fines de semana.

Según datos del ETUR, en relación con las consultas de los turistas en los diferentes puestos de información turística, en el puesto de Peatonal se recibieron personas provenientes de las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. En la Terminal de ómnibus, se atendieron a visitantes de las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, muchos de Santa Fe capital y de Uruguay.