viernes, 12, agosto, 2022
Aerolineas

Gustavo Mesa, gerente comercial para Latinoamérica de Bahia Principe, conversó con Mensajero sobre el nuevo producto de lujo, las reaperturas y el programa para agentes. 

En febrero de 2020, desde Bahia Principe Hotels & Resorts, la división hotelera del Grupo Piñero, se anunciaba que iban a invertir 40 millones de dólares para reformar el Hotel Bahia Principe Grand Tulum y los 20 millones restantes eran para República Dominicana (ver nota). Luego vino la pandemia y ya el resto es historia conocida. 

Hoy, dos años y medio después, el presente se vuelve tan alentador como lo era en aquel momento del anuncio. Al respecto, Gustavo Mesa, gerente comercial para Latinoamérica, le comentó a Mensajero que 2022 ha sido un año con números que los sorprendieron en el buen sentido. “Pensábamos que 2021 iba a ser el de la reactivación, pero pasaban los meses y la situación no era tal. En 2022 se empezó a notar cierto crecimiento en cuanto a la producción de todos los mercados. No sólo Argentina, que es el principal”, puntualizó. 

Asimismo, destacó que están volviendo a los números prepandemia, pero que hay una diferenciación al comparar los primeros cuatro o seis meses del año con lo que se está viviendo ahora, sobre todo con las circunstancias económicas que atraviesa el país. “Se ha vuelto a tener un stop o relentización en las ventas, pero no se han frenado. Lo cual también vemos positivo porque la realidad es que estamos mes a mes cumpliendo con los objetivos. Eso hace que proyectemos un cierre de 2022 con un presupuesto superado y con números de prepandemia. Para nosotros está siendo un muy buen año”, agregó.  

Ranking en movimiento
Otro de los puntos relevantes de la entrevista fue cómo la pandemia influyó en la comercialización en cada uno de los países de la región. Ente los destinos del Caribe que eligen los huéspedes de Latinoamérica, el 60 % va hacia República Dominicana; el 30 %, a México; y el restante, a Jamaica. 

Al respecto, Mesa comentó que mantuvieron la producción y presencia en los mercados que para la cadena eran importantes en la prepandemia. “Eso también muestra la madurez que hemos tenido durante tantos años”, subrayó. 

Al armar el listado, Argentina se encuentra en el primer lugar, seguido de Chile, país en el que también están cumpliendo objetivos previstos. “Además, tenemos muy buenos números en Bolivia, en Perú y después ya vienen mercados en los que por distintas circunstancias ha costado un poco más la reactivación, como Uruguay, que tal vez es un mercado un poco más pequeño; o Brasil, que la dificultad más grande para ellos está dada por la conectividad aérea”, analizó.

Asimismo, destacó el caso de Colombia, que de acuerdo a lo que explicó, está por una “muy buena senda”, ya que comenzó más lento, pero ahora está activando con números que los atraen mucho. En este sentido, resaltó que es el país de Sudamérica con mayor oferta aérea al Caribe y a eso hay que sumarle la cercanía de vuelos de dos o tres horas; así como las low cost con precios “interesantes”. 

En cuanto al trabajo que realizaron durante la pandemia en la región, hizo hincapié en que un punto que los ayudó fue la reapertura progresiva y temprana de los hoteles. En julio de 2020 abrieron al mes una propiedad en cada uno de los tres destinos en los que tienen presencia y, lógicamente, fueron más en República Dominicana, por el proporcional de establecimientos con el que cuentan. “Esto nos ayudó, porque históricamente nosotros vendemos más este destino que México y Jamaica. Con lo cual para la región fue importante que se haya dado de esta manera. Hoy, si comparamos con la etapa de prepandemia, nos estarían faltando dos”, aclaró. 

Uno de los hoteles en los que resta la reapertura es el Bahia Principe Grand Cayacoa en Samaná, que está previsto abrir en noviembre de este año. La otra es la de Cayo Levantado, sitio en el que están desarrollando un proyecto más ambicioso. “Lo vamos a reconceptualizar como un hotel de lujo e incluso vamos a tener también una nueva estrategia de comercialización, porque si bien va a seguir perteneciendo al Grupo Piñero, va a ser una marca propia: Cayo Levantado Resort”, detalló Mesa. 

De esta manera, comentó que está prevista la puesta en marcha en el segundo trimestre de 2023 y que van a apuntar a un target que busque este tipo de servicios premium; y la oferta estará muy enfocada al servicio, al wellness, a la idiosincrasia y a la vida de República Dominicana como tal, resaltando lo autóctono y todo lo que tenga que ver con el cuidado medioambiental.

Asimismo, adelantó que una de sus grandes características será la oferta gastronómica, porque van a ampliar en número y en calidad los restaurantes.

Presente y futuro, cerca del trade

Sobre el trabajo que van a desarrollar los próximos meses, adelantó que Bahia Principe volverá a tener stand en FIT, a la que describió como la feria de Latinoamérica más importante para la cadena.

Por otro lado, destacó que están trabajando mucho de cara a reactivar el programa de fidelidad para agentes de viajes: Bahia Principe Rewards. “Nos dio y nos va a seguir dando un acercamiento con el trade y de esta manera van a estar ofreciendo una serie de beneficios a la hora de vender y disfrutar las vacaciones en las propiedades de la cadena”, manifestó.

Asimismo, ponderó que la modificación estética y tecnológica en la plataforma para que le sea más ágil y práctica a los agentes de viajes es sólo uno de los puntos de innovación del programa. El otro es que de cara a 2023 están analizando ampliar la oferta de beneficios, que incluye descuentos en servicios, traslados y excursiones, entre otras cuestiones. 

“Algo que ha beneficiado mucho y que lo venimos implementando es que para que todos los agentes de viajes que quieran disfrutar de tarifas de agentes en los hoteles de Bahia Principe, tienen que estar inscriptos en nuestro programa de fidelidad. Creemos que es un doble beneficio: si te registras, acumulás puntos y a su vez es lo que te da el beneficio al momento de obtener la tarifa especial para vacacionar con nosotros”, subrayó. 

Proyectos prometedores
Al analizar cuál es uno de los grandes retos que tiene la cadena, nombró la posibilidad de ampliar el modelo de negocio. “Todos son en propiedad, pero hay un proyecto de desarrollo para acercarnos al modelo de management. Estamos analizando opciones para gestionar hoteles en distintos destinos. Eso sería un cambio significativo para nosotros. Creemos que nos va a dar una amplitud de cartera. Hay varios estudios que se están haciendo, pero no hay ninguno concretado, Creemos que es un gran paso que se está dando”, confirmó. 

Por otro lado, se refirió al programa de calidad que gestiona la cadena y que surgió a raíz de distintos protocolos y cuidados que se tuvieron que tener en cuenta a la hora de tener un servicio acorde a lo que demandaban los clientes en la pandemia.

“Todo esto desembocó en un programa que tiene distintos ejes, que van desde el cuidado de nuestros huéspedes, como también a nuestro staff, y muy orientado a la ecología y a la tecnología”, puntualizó.

En este sentido, comentó: “De hecho, tenemos un concepto sobre el cual trabajamos mucho, que es el de ser ecoístas y que es una piedra angular en la filosofía de Grupo Piñero. Hay procesos internos que se han establecido, que llegaron para quedarse y que evidentemente han ido mutando, porque fueron muy reactivos a la situación que se vivía”. 

Estos lineamientos contemplaban desde testeos en hoteles para que no se tuvieran que desplazar o incluso programas de ampliación de estancias gratuitas para quienes hayan tenido un contacto positivo en los hoteles. “Todo eso mutó y hoy ha quedado toda una serie de procesos de limpieza y cuidados que sí han quedado establecidos como parámetros”, aclaró. 

Por último, se refirió a la situación económica de Argentina: “Nosotros creemos firmemente que el argentino tiene una vocación de viajar tan grande que siempre le busca posibilidad al viaje ante cualquier adversidad. Lo hemos visto incluso antes de la pandemia, en años que no han sido muy buenos para la economía argentina y nosotros hemos tenido muy buenos años de venta. Eso nos hace prever que seguramente habrá meses en los que se contraiga la demanda, porque ciertas medidas harán que puntualmente en un momento se venda menos, pero en el histórico anual, incluso para 2023, ya registramos ventas”. 

De cualquier manera, explicó que es lógico ser cautos y estar atentos a todas las medidas que vayan surgiendo para apoyar al mercado, pero creen que el mercado turístico local es capaz y maduro para poder sobrellevar las situaciones que se den. “Todo esto nos hace ser positivos a la hora de presupuestar lo que queda de este año y, por supuesto, de 2023”, concluyó.