La nieve argentina recupera su esplendor

La nieve argentina recupera su esplendor

Referentes de tres centros de esquí dialogaron con Mensajero sobre la temporada de invierno, que representa el regreso a la actividad plena luego de dos años.

Durante los dos últimos años, las realidades de los diferentes centros de esquí fueron variadas. Tras un 2020 en el que la pandemia se apoderó de la actividad turística, algunos de ellos pudieron tener temporada -aunque en niveles inferiores a lo que se estaba acostumbrado-, mientras que otros tuvieron que resignarse a ver las montañas vacías.

Por otro lado, en 2021, con una situación epidemiológica bastante más estabilizada, la escasez de nieve derivó en que la temporada de esquí comenzara más tarde en gran parte de los centros invernales.

Con estos antecedentes, 2022 presentó una demanda acumulada de amantes de los deportes de nieve que se hizo presente en los centros de esquí, que actualmente muestran números récord de convocatoria. En ese sentido, representantes de algunos de los centros invernales dialogaron con Mensajero sobre el balance de estas primeras semanas y sus expectativas para lo que resta de la temporada.

Juan Pablo Padial, gerente comercial de Chapelco Ski Resort, comentó que el domingo fue un día histórico, con la presencia de 7060 esquiadores: “Mucho extranjero y mucho turista nacional que también nos está viniendo a visitar. El Previaje fue un factor fundamental para fomentar el arribo de argentinos”.

“Lo que tenemos de característico en Chapelco es que acá el 95 % de los que nos visitan y que suben con el pase en los medios de elevación son esquiadores. No tenemos tanto peatón, porque se quedan en la base y eso no está contabilizado”, añadió.

Por otra parte, Pablo Torres García, gerente general de Cerro Bayo, sostuvo que el balance es positivo, con altos niveles de preventa, sobre todo en localidades que cuentan con una conexión directa, como Capital Federal, Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Rosario. “Estamos recibiendo más de 3000 personas por día. Nosotros abrimos el 11 de junio para peatones y el 17 para esquiadores. A partir de ahí, todos los días tenemos una apertura plena con mucha cantidad de visitantes”.

A su vez, Sebastián Otegui, gerente comercial de Las Leñas Resort, explicó que la primera quincena de junio fue más tranquila, mientras que en julio hubo una gran nevada que permitió recibir una mayor cantidad de visitantes: “En comparación con 2019, en lo que tiene que ver con los pases, estamos por encima de un 30 % o 40 %. Había sido un año muy bueno, pero la verdad que nos está asombrando muchísimo esta temporada”.

Los principales mercados
Con la apertura de las fronteras como una de las novedades en esta nueva temporada de nieve, los centros de esquí volvieron a contar en sus pistas con la presencia de visitantes extranjeros. En el caso de Chapelco, Padial manifestó que Brasil es el principal país en proveer visitantes, mientras que la segunda posición la comparten chilenos y uruguayos. “Muchísimos viajeros están viniendo desde el resto de Sudamérica para esquiar, y eso tiene que ver con esta necesidad contenida que hubo durante dos años, que no han podido venir a la nieve argentina. La diferencia de cambio también es importante”, se explayó.

Con respecto a Cerro Bayo, Torres García coincidió en que Brasil es el mercado prioritario y sostuvo que la proximidad con Chile, a través del paso Samoré, facilita la llegada de visitantes trasandinos. “Trabajamos siempre de manera remota, capacitando a toda nuestra red de operadores en el exterior. Estuvimos en Colombia, Chile y Uruguay, que es un mercado que está creciendo año tras año y está eligiendo la nieve argentina”, sumó al respecto.

Un 2021 atípico
A pesar de que en el invierno del año pasado ya no existían mayores restricciones al movimiento de turistas, la escasa nieve en algunos destinos y la demora de las nevadas en otros dieron como resultado una notable disparidad en las aperturas de los centros de esquí. En Chapelco, por ejemplo, se esperaba una buena temporada, pero las primeras precipitaciones llegaron a mediados de agosto. “Fue una temporada y media complicada, pero por suerte este año viene distinta”, sostuvo Padial, quien añadió: “Después de una temporada mala, necesitás aproximadamente tres o cuatro años para recuperar. Pero le estamos poniendo todo para tratar de ir saliendo poco a poco, como se ha hecho siempre que hubo una situación así”.

En el caso de Cerro Bayo, Torres García manifestó 2021 fue uno de los mejores años hasta el momento: “Cuando me dijeron que se podía tener temporada de invierno, decidí prender los cañones y generé una montaña de nieve. Esto no pasó en los otros centros de esquí, así que pude recibir mucho de ese público”.

Por su parte, Otegui indicó que Las Leñas fue el único centro de esquí que en 2021 tuvo que mantener sus puertas cerradas. “Se siente impotencia, porque ves que tenés la demanda y por cuestiones climáticas no podés hacer nada”. Sin embargo, este año se presagian resultados diferentes en el centro de esquí mendocino: “Estamos totalmente satisfechos, pero a la vez asombrados por la cantidad de gente que se acerca al valle. No solamente esquiadores, que son el público principal que tenemos, sino también muchas veces peatones que vienen a conocer esto que es una ciudad en medio de la montaña”.

Tras dos años de malas noticias, los centros invernales comienzan a disfrutar de una nueva etapa: en el marco de una temporada de esquí que se extenderá hasta la última semana de septiembre, los tres referentes coincidieron en que las expectativas son alentadoras.

Mensajero Web