viernes, 12, agosto, 2022
Aerolineas

Lucas Delfino, presidente del EnTur porteño, criticó las restricciones dispuestas por el Gobierno nacional y pidió más articulación con el sector privado.

Hace unos días, Ciudad de Buenos Aires hizo la presentación de la temporada de invierno en Colón Fábrica, bajo el lema Buenos Aires siempre te espera. En ese contexto, Lucas Delfino, presidente del Ente de Turismo porteño, dialogó con Mensajero acerca del panorama que atraviesa el sector.

En primera instancia, el jefe de la cartera turística de CABA criticó abiertamente al oficialismo a raíz de las restricciones dictaminadas en las últimas semanas. “Creo que hay mucho desconocimiento y prejuicio por parte del kirchnerismo, realmente no saben hasta dónde llega el sector. Hay un desinterés hacia el argentino que viaja al exterior. No entienden que el daño es para el turismo en general”, apuntó.

“Si queremos posicionar a la Argentina, a la Ciudad de Buenos Aires, tenemos que abrir el país y ver cómo generamos las condiciones para atraer más viajeros en comparación a los argentinos que se van. Con un 48 % de pobreza, con un dólar a 300, ¿realmente son muchos los argentinos que se pueden ir? Es una cuestión residual, tal vez representan un 2, un 3 %. No puede ser un problema para la balanza de pagos de Argentina ese dólar, ese turista”, sumó.

Posteriormente, Delfino remarcó cuáles son las principales virtudes del Ente de Turismo porteño: “La Ciudad de Buenos Aires se maneja en equipo. En este contexto, donde está tan discutido el turismo, preferimos trabajar en un eje que es central. La actividad turística tiene que ser un pilar de desarrollo para la Argentina”.

En paralelo, reconoció que están en diálogo permanente con los representantes de todas las cámaras de CABA y por eso apuestan a tener unas vacaciones de invierno extraordinarias, con niveles de ocupación similares a los de 2019, que significaron un año récord para la ciudad”.

A lo largo de la charla, Delfino explicó que la política de Estado de Argentina debería contemplar una articulación con el sector privado: “Necesitamos más conectividad como factor central y ver cómo se puede trabajar con las cámaras para tener en cuenta las herramientas que tienen a disposición los chicos al momento de insertarse en el mercado laboral. Hoy en día, los hoteles y la gastronomía no consiguen gente”.

Además, ratificó la importancia de mejorar la infraestructura. “La Ciudad de Buenos Aires está muy consolidada, pero hay muchos destinos con posibilidades de tener un crecimiento enorme. Las inversiones deberían pasar por ahí, es donde tendría que estar puesta la discusión, y no en cómo se puede restringir una tarjeta. ¿Qué señales estamos dando como país? Hay una tremenda inoperancia y muchísimo prejuicio hacia el turismo, pero así gobiernan…”, enfatizó.

Durante la entrevista, Delfino también recordó lo que significó el cierre del aeropuerto de El Palomar, que generaba entre 10 mil y 15 mil puestos de trabajo, además de otorgar la posibilidad de llegar hasta allí en tren.

“A través de esta terminal aérea viajaron dos millones de pasajeros, de los cuales el 50 % era la primera vez que podían trasladarse en avión. Había pasajes a 1000 pesos. ¿En qué cabeza entra que lo hayan cerrado? No había nada más democrático: te permitía el turismo, el desarrollo económico, despejar un poco la aglomeración de pasajeros de Aeroparque, pero no. Por una cuestión ideológica se cerró y lamentablemente hoy vemos las consecuencias de un gobierno que es totalmente inoperante y muy atravesado. Es increíble el descalabro que hoy se ve en la Argentina”, afirmó.

“Yo participo del CFT, ya tuve varias reuniones, planteé algunas temáticas. Tengo muy buen diálogo con el ministro Matías Lammens, porque en definitiva, lo cortés no quita lo valiente. Hay que ponderar a los funcionarios con los que se puede trabajar realmente bien”, declaró.

Si bien el eje de la charla giró en torno al turismo, Delfino también opinó acerca de una posible candidatura de Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de Gobierno de Ciudad de Buenos Aires, como presidente de la Nación. “Creo que es a quien necesita la Argentina. Es una síntesis entre la gestión, la política y la capacidad. Falta mucho todavía, pero la situación difícil que atraviesa Argentina, con un panorama tan oscuro, necesita de este tipo de liderazgos para tener una expectativa de que no todo está perdido”.

A pesar de las críticas expuestas, Delfino resaltó que están predispuestos y abiertos al diálogo: “Horacio Rodríguez Larreta tuvo una actitud destacable durante la pandemia. A CABA llegaron a hacerle por WhatsApp una quita de fondos del porcentaje de la coparticipación, diez minutos antes de una reunión. Sin embargo, a los cinco días fue y se sentó en la misma mesa porque había que tomar decisiones con respecto al COVID-19, ya que era una política de Estado. Está a la vista la forma que tenemos de vincularnos. Cuál es nuestra manera de trabajar, pero también vemos cómo se manejan ellos”.

Por último, Delfino admitió que la Ciudad de Buenos Aires está mejor posicionada en comparación a 2019: “CABA tuvo muchas transformaciones positivas. La gastronomía le ganó mucho lugar al espacio público, es un destino muy caminable y pedaleable. La oferta cultural se ha mantenido y posteriormente se ha potenciado. La hotelería se recuperó en un 90 %, faltan algunos, pero es más por problemas de falta de mano de obra que por una cuestión económica”.

“Por momentos se ven turistas pero no hay tanto personal como para llevar la práctica hacia adelante. Hubo mejoras en espacios públicos, en seguridad y ha estado en una continua evolución. La Ciudad de Buenos Aires es un destino ultra completo y el gran desafío está puesto en Microcentro. Se lanzó un plan casco histórico, es una zona a la que todavía le falta un poquito más, pero estamos convencidos de que para fin de año se podrá recuperar”, finalizó.