viernes, 12, agosto, 2022
Aerolineas

El sábado, el atractivo salteño cumplirá 50 años y su presidente, Sebastián Vidal, le adelantó a Mensajero detalles de la celebración.

A través de medio siglo de historia, el Tren a las Nubes se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más característicos de Salta, convocando tanto a los locales como a los visitantes argentinos y extranjeros a vivir una experiencia a 4220 metros sobre el nivel del mar. El próximo sábado, este ícono salteño estará cumpliendo 50 años desde su primera salida y desde la compañía preparan una serie de festejos conmemorativos en el marco de una temporada de invierno histórica para el destino.

En un diálogo con Mensajero, Jorge Sebastián Vidal, presidente del Tren a las Nubes, comentó que durante julio el atractivo tenía programadas 20 salidas y, debido a la alta demanda, han confirmado 36: “De enero a junio batimos récord de transporte de pasajeros todos los meses, con porcentajes de ocupación del 98 %. Y si sale el Previaje a partir de agosto o septiembre, creemos que la temporada baja va a ser histórica también. Por eso estamos previendo agregar salidas. La gente está expectante y nosotros, atentos para estar a la altura de la situación y de la demanda”.

Asimismo, manifestó que en lo que va de 2022 han equiparado la cantidad de pasajeros de 2021 y añadió que con las 70 salidas programadas hasta fin de año esperan superar el número histórico de 2019, cuando se transportaron 59.000 personas. “Hoy ya estamos pisando los 40.000. Así que si seguimos en esta progresión, vamos a alcanzar los 75.000 pasajeros, aunque puede variar según cómo influya el Previaje”, sostuvo.

Con respecto a los festejos por el 50.° aniversario, el empresario explicó que tienen previstas actividades para el viernes y el sábado. El 15, van a llevar adelante un espectáculo folklórico gratuito a cargo del grupo Ahyre, para luego concluir el día con una cena con autoridades nacionales y locales en el Centro de Convenciones de Salta. Mientras que el sábado van a tener una salida protocolar con sorpresas, actividades y la foto oficial del aniversario en el Viaducto la Polvorilla.

Una mirada personal

“Tengo una historia muy particular con el Tren a las Nubes”, expresó Vidal. Luego de dos años de su cierre en 1990, el atractivo pasó a ser administrado por capitales privados salteños y fue el padre del actual presidente, junto con un grupo de amigos, quien lo puso en funcionamiento. “Él estuvo durante ocho años al frente de la empresa y después de 21 años me tocó ocupar ese lugar”, agregó.

De esta manera, manifestó la alegría por el hecho de que haya tocado bajo su presidencia celebrar el medio siglo de la empresa. “Es la vidriera de nuestra provincia y de nuestro país. Lo resumo en emoción y felicidad. Sobre todo después de haber tenido que transitar la pandemia, en la que el Tren a las Nubes, como muchos otros servicios, tuvo que estar parados”.

Ícono salteño
El Tren a las Nubes se ha ubicado en las primeras filas de la oferta turística salteña. De hecho, durante los últimos años, participó activamente de las acciones de promoción llevadas adelante en todo el país por parte del Ministerio de Turismo y Deportes provincial. En ese marco, Vidal expresó la importancia del atractivo dentro del abanico de posibilidades con las que cuenta el destino: “Con total humildad, si bien Salta es una provincia que tiene un montón de atributos, el ícono diferencial es el Tren a las Nubes. Llegar así a los 50 años y con esta repercusión es producto del esfuerzo de mucha gente durante el último tiempo”.

Asimismo, sostuvo que el interés del visitante radica en su obra de ingeniería, el paisaje, el contacto con los habitantes de la Puna, la posibilidad de conocer otros lugares y la gastronomía que ofrece el tren: “Creemos que es una experiencia única y estamos trabajando para reforzar que los turistas, tanto nacionales como extranjeros, puedan tener un mejor servicio”.

En ese sentido, el empresario aseguró que comenzaron las obras para poner en valor la estación de San Antonio de los Cobres, con un costo de 180 millones de pesos, a partir de haber conseguido los fondos a través del Ministerio de Transporte de la Nación y de Trenes Argentinos. “Son 7000 metros cuadrados de intervención que van a mejorar las playas de estacionamiento, los accesos y los servicios. Vamos a tener una plaza seca, puestos de venta para los artesanos y una sub sede del Museo Nacional Ferroviario”, sumó al respecto