viernes, 12, agosto, 2022
Aerolineas

Influencers brasileños eligieron las montañas y lagos de la Patagonia como su recorrido más reciente y comentaron sobre sus destinos preferidos del país.

Con miles de seguidores en Instagram, los une la misma pasión por viajar. Si bien algunos dejaron sus trabajos atrás para recorrer rutas escondidas por tierras vecinas, otros decidieron moverse mientras trabajan, una de las grandes tendencias nómadas actuales. Son turistas que vivieron la experiencia de conocer Argentina y se enamoraron perdidamente de los rincones locales. En ese sentido, la Ruta 40 es protagónica, junto con una de las grandes joyas argentinas: la Patagonia.

Lu y Rô se conocieron en la universidad mientras estudiaban Economía, y hoy en día son creadores de contenidos y profesores de finanzas. Lideran una cuenta viajera que tiene todo lo que se necesita para aventurarse hacia caminos desconocidos. Con 32.200 seguidores en Instagram, @pazamoreviagem comparten itinerarios y alientan a los usuarios a dejarse guiar por las corazonadas y adentrarse en nuevas aventuras. “Lo que más nos gustó de Argentina fue la hospitalidad de las personas”, confiesan, mientras recuerdan su viaje de cuatro meses por territorio nacional.

Por su parte, Bina y Edu (oriundos del sur de Brasil) decidieron incorporar nuevos integrantes trotamundos: dos chihuahuas que no se separan de ellos y pisan los mismos suelos que sus dueños. Los Bidus (25.300 seguidores en Instagram) conocieron Argentina en 2019, en un viaje de 15 días que les cambió la vida. Cuando regresaron a Brasil dejaron sus trabajos, prepararon la furgoneta y emprendieron camino. La vida los devolvió a Argentina y ya llevan cinco meses recorriendo desde Corrientes hasta el sur. Además, dentro de muy poco partirán de la Patagonia hasta el norte por la Ruta 40. “Estamos enamorados de Argentina. Además de los paisajes y atractivos turísticos, amamos la alegría, la hospitalidad y el corazón de los argentinos, sin olvidar los deliciosos asados ​​y vinos”, admiten.

Gabriela y Vinicius se conocieron en una discoteca en Juiz de Fora, lugar en el que nacieron. Era 2017 y la música unió dos almas que nunca más se separaron. Él trabaja en el proyecto en conjunto, Sem Fronteiras, que ya tiene más de 18.000 seguidores en Instagram. Ella, por su parte, es secretaria ejecutiva de la Universidad Federal de Juiz de Fora, pero para lograr su sueño se pidió una licencia sin goce de sueldo. La conclusión de esas decisiones es un viaje apasionante por la Patagonia. Por otro lado, en 2019 se toparon con una pareja que viajaba por Argentina y Chile y descubrieron que era posible la vida en campers: se construyeron su propia casa rodante y se prepararon para salir a la ruta en 2020, llegando al país en octubre. “La gente es muy educada y amable. Los paisajes son increíblemente hermosos y diferentes a los de Brasil”, cuentan.

Pero, ¿cuáles son los destinos preferidos estos trotamundos brasileños?

1. Villa Pehuenia, Neuquén
Una aldea de montaña repleta de lagos de origen glaciar, playas con arena blanca y bosques de coníferas autóctonas. Ubicada a 15 kilómetros de la frontera con Chile, su entorno calmo la convierte en un punto imperdible neuquino. “Nos encantó toda la región de Villa Pehuenia, así que recomendamos conocerla”, afirman Lu y Rô. Esquí en temporada invernal, senderismo y trekking, buceo, mountain bike y paseos en kayak son algunas de las actividades que ofrece la ciudad.

2. El Bolsón, Río Negro
El cuadro está compuesto por aguas cristalinas, mucho verde y montañas que abrazan a quienes pisen esta tierra mágica. El Cerro Amigo habilita unas imperdibles panorámicas de la ciudad, al igual que el Mirador del Río Azul. “Un lugar que descubrimos fue los piletones del Río Manso, cerca de El Bolsón. Increíble”, aseguran los chicos de @pazamoreviagem. Se trata de un círculo turquesa rodeado por más agua y abundante vegetación, se alza en un ambiente de pura paz y ofrece la alternativa perfecta para un chapuzón. Además, es imposible dejar pasar los dulces locales y la cerveza artesanal típica de la zona.

3. El Chaltén y El Calafate, Santa Cruz
La capital nacional del trekking consiguió su apodo a costa de caminos perfectamente trazados para viajeros inquietos y aficionados de las caminatas. El Chaltén regala silencio profundo en un entorno insuperable, dejando en evidencia la fuerza de la naturaleza. ¿Qué senderos son imperdibles? El de la Laguna de los Tres, el de Loma del Pliegue Tumbado y, si la energía acompaña, pero hay poco tiempo, la Laguna Torre también cumple con el objetivo de paisajes y excursión.

Otro imperdible de Santa Cruz es el hogar de masas de hielo milenarias que erizan la piel. En El Calafate, la tierra de glaciares, conocer sus maravillas es entrar en contacto directo con la Madre Tierra. La estrella de la región es el Glaciar Perito Moreno, que emociona con sus desprendimientos anuales y viste colores celestes que se lucen bajo el rayo del sol.

4. Ushuaia, Tierra del Fuego
La ciudad hace los honores de portar el título de la más austral del planeta, que le otorga la mística de sus rincones y maravillas naturales. Quizás por ese motivo el consenso de todas las parejas apuntó a este punto en el mapa. Por sus miradores, flora y fauna, sus lagos y lagunas; por su icónico faro Les Éclaireurs en aguas del Canal Beagle; y por el Tren del Fin del Mundo. Tierra del Fuego reúne todos los ingredientes necesarios para la receta de la felicidad.

5. Punta Tombo, Chubut
Es el lugar ideal para los fanáticos de los pingüinos, porque en Punta Tombo habita la colonia continental de pingüinos de Magallanes más grande que existe en el globo, con miles de ejemplares viviendo en sus costas. Además, el lugar cuenta con pasarelas, pensadas para observarlos a la distancia. Esta reserva en Chubut es un festín visual en temporada alta: los animales llegan en septiembre para anidar y cuidar a sus crías hasta abril, mes en el que regresan al Atlántico para seguir trayecto con los pichones, que ya saben nadar.