miércoles, 6, julio, 2022
Aerolineas

Por primera vez, desde la llegada de la pandemia, el país asiático permitió el ingreso de turistas que arriben en viajes grupales.

Japón flexibilizó el viernes pasado sus limitaciones a la entrada de turistas extranjeros y comenzó a aceptar, de esta manera, solicitudes de visa, aunque únicamente para aquellos que participen en viajes guiados y estén dispuestos a cumplir las medidas contra el coronavirus, como el uso de la mascarilla.

Si bien el viernes se abrió el plazo para gestionar el ingreso al país, las primeras llegadas se esperan para fines de junio. De todas formas, las oficinas de inmigración y cuarentena de los aeropuertos ya se encontraban listas para recibir posibles viajeros.

Según informaron desde la Agencia de Turismo de Japón, se aceptan viajes procedentes de 98 países y regiones, entre los que se encuentran Argentina, Estados Unidos, Gran Bretaña y España. Cabe mencionar que estos mercados son considerados zonas de bajo riesgo de contagios.

Cabe mencionar que la reapertura parcial del país al turismo internacional, que se encontraba cerrado como consecuencia de la pandemia, se está llevando adelante según las directrices basadas en un experimento realizado a finales de mayo, en el que participaron unas 50 personas.

La reapertura parcial del país al turismo internacional, que se paralizó por la pandemia del coronavirus, se está realizando de acuerdo a directrices basadas en un experimento realizado a finales de mayo. Durante gran parte de la inactividad turística, Japón sólo permitió el regreso de ciudadanos japoneses y extranjeros residentes.

A partir del viernes pasado, quienes ingresen al territorio deben presentar pruebas negativas antes de viajar y cumplir con una cuarentena de tres días. Asimismo, el mes que viene pasará a duplicarse el límite de personas que puedan entrar a Japón hasta llegar a 20.000, aunque los grupos turísticos no serán incluidos en la cifra.

“Nos esforzaremos para restaurar la demanda turística, equilibrando las medidas antivíricas con las actividades socioeconómicas”, sostuvo el ministro nipón de Transporte y Turismo, Tetsuo Saito.