jueves, 7, julio, 2022
Aerolineas

El Campeonato Panamericano de Mountain Bike y el Fiambalá Desert Trail recibieron a más de 2000 atletas que llegaron desde 15 países del continente. 

El fin de semana, Catamarca fue anfitriona de dos eventos deportivos de características internacionales. De acuerdo a lo que informaron las autoridades locales, ambos encuentros dejaron un “importante impacto turístico y económico”.

En este sentido, Roberto Brunello, ministro de Cultura, Turismo y Deporte provincial, valoró positivamente el trabajo articulado con los municipios anfitriones de estos certámenes deportivos que generan un gran movimiento de viajeros. Asimismo, anticipó que van a trabajar para volver a postular al destino como sede de estos y otros eventos deportivos y de reuniones. 

Una de las citas fue el XXV Campeonato Panamericano de Mountain Bike. La competencia contó con un total de 780 bikers, que llegaron al valle central de la provincia desde 15 países, entre los que se encuentran México, Brasil, Estados Unidos, Ecuador, Colombia y Chile. De más está decir, que también incluyó a participantes de cada una de las provincias argentinas.

Por otro lado, en el oeste de la provincia se desarrolló el Fiambalá Desert Trail que tuvo un récord de inscriptos. “Fueron 1200 atletas nacionales y extranjeros de Uruguay, Brasil, Colombia, Cuba y Perú, participando de la Ultra Maratón más grande de Argentina y Sudamérica”, ponderaron desde el ministerio. Otro de los puntos a destacar es que este tipo de encuentros actúan como grandes difusores de los atractivos locales. En este marco, los competidores recorrieron, durante cinco días, los imponentes paisajes de Fiambalá, Saujíl, dunas Los Overitos, Guanchín, Medanitos, Loro Huasi y Cortaderas.

Por último, desde la cartera provincial hicieron hincapié en que ambas competencias atrajeron a los competidores junto a sus familiares, técnicos y amigos. “Los eventos permitieron un importante porcentaje de ocupación hotelera, así como impacto en el sector gastronómico y comercial”, describieron. De acuerdo a los datos oficiales, dejaron un saldo “altamente” positivo en el ámbito económico y turístico que, en el caso particular de Fiambalá, utilizó las 1600 plazas disponibles más casas de familia.