jueves, 26, mayo, 2022
Aerolineas

Gustavo Hani, presidente de la Faevyt, dialogó con Mensajero sobre la convocatoria del congreso y sus objetivos en los meses de gestión que restan.

La semana pasada se realizó en El Calafate el gran evento anual que reúne a las agencias de viajes de todo el país. Esta edición del congreso fue la última que tuvo a Gustavo Hani como presidente de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt). En septiembre próximo, el dirigente dejará de encabezar la entidad, rol que ocupó por cuatro años y que, sin duda, el 50 % representó el momento más difícil para la actividad.

En esa línea, Hani conversó con Mensajero sobre estos temas y el balance que hace del congreso. 

¿Sentís que quedó algo pendiente en esta edición del congreso?
– No, no siento que le haya faltado nada. En un destino como El Calafate, que es de los más lejanos desde el centro país, fue muy bueno haber contactado con 1200 agentes de viajes inscriptos. Además, estuvieron presentes todas las autoridades y todo el equipo del Ministerio de Turismo y Deportes acá. Los talleres y las charlas magistrales tuvieron un nivel muy bueno, tal como lo esperábamos.

¿Qué imagen te llevas del encuentro?
– Ver a los agentes de viajes muy contentos y pensando en el futuro, lo cual hace dos años era impensado. Nos vamos con un balance muy bueno. Es mi último congreso y la verdad es que también lo estoy disfrutando.

¿Cómo ves los meses próximos? ¿Te dan ganas de quedarte?
– Jamás haría ningún movimiento para quedarme ni un día más del que me corresponde, porque creo en los ciclos y en que el crecimiento de las instituciones tiene que ver con estos recambios. Los seis meses que me quedan intentaré hacer todo lo mejor que pueda, terminar todo y dejarle las rutas abiertas a quien me suceda y acompañarlo en todo lo que pueda. Será un placer. 

¿Qué tema te gustaría dejar resuelto antes de irte? 
– La lucha contra la ilegalidad es el punto más claro. Pedimos colaboración a Lammens y que me dijo que lo vamos a hacer esta misma semana. Básicamente, apuntamos a la pelea contra Facebook. Nosotros lo intentamos antes de la pandemia, algo avanzamos, y ahora hay que retomarlo con más fuerza que antes. Con la ayuda del ministro pienso que lo vamos a poder hacer mejor y más rápido. 

¿Cuál sería el paso a seguir en caso de que no haya un avance? 
– El equipo de abogados de la federación está evaluando a qué estudio contratar. Por supuesto, buscamos a uno que sea especialista en venta online, pero primero vamos por otra vía. Ya le mandamos una carta a Facebook explicándole lo de la venta ilegal. Entiendo que el ministro llamará a una reunión de conciliación esta semana o la siguiente. Vamos a intentar todos los caminos habidos y por haber, la última opción será la de la demanda, pero primero intentaremos ir por todos los demás pasos a ver si logramos algo. Antes de la pandemia nos habíamos llegado a reunir, les explicamos todo y ellos nos dijeron su parte. Después sí, no tuvimos más relación y ahora vamos a reunirnos a ver qué pasa. 

El otro conflicto latente que tienen los agentes de viajes es lo vinculado con ITA/Alitalia, ¿Cómo esperan resolverlo?
– Estamos conversando mucho, creemos que vamos a llegar a un buen acuerdo, pero mientras no firmen lo que tienen que firmar seguiremos  por todos los caminos. Ya sea la solicitada incluyendo nombres propios o con la demanda, pero seguiremos por el mismo camino. Tenemos entendido que están a la espera de la resolución para firmar, pero mientras no lo hagan, continuaremos. 

En tu discurso de apertura te referiste a que la ley de agentes de viajes ya quedó desactualizada (ver nota) ¿Cómo será el proceso para renovarla? 
– De la ley de agentes de viajes no hay nada. Tenemos que empezar de cero. Nosotros tenemos un borrador hecho, pero hay que esperar el momento político. Hay que tener una mesa de trabajo seria que incluya también a legisladores, al Ministerio de Turismo y Deportes, para estudiar punto por punto, sobre todo las cuestiones modernas que tiene que tener la ley incorporada y que hoy no las tiene. 

¿Podés adelantar alguno de esos ejes? 
– Cuidar la intermediación es clave. Además del tema de garantías y de seguros que es algo obsoleto. Hoy pagamos un seguro de caución que no tiene ningún sentido. Creo que ahí estamos con los puntos principales, pero también agregar todo lo que haya que modernizar porque la ley es de 1970 y la resolución de 1972. El sector se merece una ley moderna y ágil, que nos regule, pero que también nos dé un paraguas de seguridad. 

¿Cuál considerás que es el mayor logro del último tiempo para tener un congreso tan multitudinario?
– Hemos acercado la federación a todas las agencias del país, sean socias o no. Pienso que ese es un gran logro que se dio por un trabajo en equipo. Hoy muchas agencias sienten a la federación como el lugar en el que pueden quejarse, capacitarse, conseguir soluciones a los problemas y eso también se refleja en que en cada congreso se sumen más asistentes.

¿Sentís que esta percepción cambió luego de lo que se vivió a nivel mundial?
– Si hay algo que dejó la pandemia es la revalorización de la atención personalizada y el agente de viajes necesita de este tipo de espacios, el estar cara a cara, hacer negocios y el congreso es un buen lugar para eso. Superó ampliamente nuestras expectativas en cantidad de asistentes. El congreso de El Calafate es el primero que se transmite íntegramente vía streaming. Así y todo con 400 o 500 agentes de viajes estábamos felices y superamos los 1200, con lo cual es muy satisfactorio y creo que va a ser un congreso que va a dar que hablar de acá hasta fin de año, por lo menos. 

¿Cómo ves tu participación en los próximos congresos?
– Lo veré como presidente de la cámara y ya no hablaré (risas). Me quedo con el orgullo de haberlo dejado todo: lo bueno que se consiguió y lo malo que no. Las puertas quedan abiertas para el futuro. Me podrán decir que fue mejor o peor la gestión, pero nunca que no dejamos todo lo que tenemos que tener para que esto saliera adelante. Nos tocó vivir la peor de las batallas, pero dejamos a la federación en un gran lugar.