jueves, 7, julio, 2022
Aerolineas

Tras un fallo judicial, la administración de Joe Biden decidió que ya no es necesario el uso de tapaboca a bordo y tampoco en los aeropuertos. AA lo seguirá pidiendo en servicios internacionales.  

La jueza Kathryn Kimball Mizelle de Tampa cobró notoriedad en las últimas horas. La magistrada emitió ayer un dictamen en el que establece que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se habían excedido en su autoridad al imponer la utilización de mascarilla en aviones, trenes, metros y autobuses, entre otros.

De esta manera, las aerolíneas comenzaron a expedirse sobre la resolución y determinaron que no será necesario en los vuelos dentro de Estados Unidos.

Tal es el caso de American Airlines, que publicó un comunicado: “De acuerdo con la Administración de Seguridad del Transporte, que ya no aplica el mandato federal de uso de mascarillas, no se requerirán mascarillas para nuestros clientes y miembros en los aeropuertos de Estados Unidos y en vuelos nacionales”. Aunque, desde la aerolínea aclararon que es posible que aún se requieran máscaras faciales según las ordenanzas locales, o cuando viaje hacia o desde ciertos lugares internacionales, según los requisitos del país.

En el caso de United Airlines, adelantaron que ya no se pedirán máscaras en vuelos nacionales, en internacionales selectos (dependiendo de los requisitos del país de llegada) o en aeropuertos de Estados Unidos. De cualquier manera, ambas compañías comentaron que quienes quieran continuar usándolo podrán hacerlo.

Por su parte, desde Delta Air Lines comentaron que la medida tiene vigencia inmediata, aunque aclararon que dada la naturaleza inesperada de este anuncio, es posible que se experimente una aplicación inconsistente durante las próximas 24 horas. Asimismo, remarcaron que los empleados y clientes de Delta pueden continuar utilizando máscaras si así lo desean.

“Nos alivia ver que se levanta el mandato del uso de mascarillas en los Estados Unidos para facilitar los viajes globales a medida que el COVID-19 pasa a ser un virus respiratorio más manejable, con mejores tratamientos, vacunas y otras medidas científicas para prevenir enfermedades graves”,  precisaron.