lunes, 15, agosto, 2022
Aerolineas

Las bajas en el personal debido a los contagios activaron las alarmas. Filiales de la AHT dialogaron con Mensajero sobre las medidas tomadas.

Con el incipiente aumento de casos positivos a lo largo y a lo ancho del país, la temporada de verano se debate entre el alivio por volver a la actividad con números récord de ocupación en los principales destinos turísticos y una problemáticas que marca el día a día del sector hotelero: las bajas en el personal a causa de los contagios entre los trabajadores.

En ese marco, Fabián Salvucci, presidente de la filial AHT de Pinamar y Cariló, le indicó a Mensajero que hay casos en gran parte de los hoteles y está siendo difícil reemplazarlos: “Ya había sido un tema a principios de diciembre para contratar personal, porque estaba faltando en algunos puestos. Empezamos a preguntar desde la última semana del año a los establecimientos si estaban teniendo bajas y la mayoría de ellos indica que sí”.

El empresario aclaró que ninguno de los establecimientos afiliados llegó al punto de tener un colapso en la parte de atención al público, pero que la ola de contagios podría generar un problema en el futuro cercano ya que todos están al 100 % y con reservas anticipadas: “Hablaba con colegas de Fehgra y me decían que hubo dos restaurantes en Pinamar que tuvieron que cerrar dos noches porque tenían la mitad del personal contagiado. Nosotros, en la hotelería, no podemos dejar de brindar el servicio”.

Por su parte, Natalia Tello, gerente operativa de Los Cauquenes (Ushuaia), dialogó con este medio desde la recepción del hotel, debido a que se encuentran brindando soporte a las áreas esenciales y los puestos primordiales. “Actualmente tenemos entre un 20 % y un 25 % de empleados aislados. Entre otras medidas, ajustamos la carta de restaurante, porque no tenemos el mismo equipo en la cocina. Estamos comunicando a los huéspedes que lamentablemente no podemos brindar el servicio habitual”, detalló.

Asimismo, agregó que la comunidad se ha relajado en los últimos meses, y que, si bien hay bastante movimiento turístico, “las políticas publicas no acompañan”. En ese sentido, sostuvo que cuentan con un 80 % de los empleados inoculados y que no no hay ninguna ley que exija al resto que se vacune: “Esto es un punto flojo, porque el que no quiere hacerlo por ideología termina generando un mayor riesgo para sus compañeros y los huéspedes”.

Respecto a la posibilidad de que los establecimientos cierren sus puertas, Salvucci aclaró que es un escenario que se está evaluando: “Estando lleno, no podés dar un buen servicio con la mitad del personal. Si algún hotel está por colapsar va a tener que reprogramar o devolver la plata”. En ese sentido, y teniendo en cuenta la situación que cada tarde se vive en las playas, que se ven desbordadas por el público más joven, cabe mencionar que Pinamar y Cariló registran una mayor cantidad de reservas para adolescentes durante la segunda quincena de enero.

A su vez, Tello enfatizó que en el caso de Los Cauquenes no ven de cerca la alternativa del cierre: “Nosotros ahora estamos contratando personas, lo cual también es un punto difícil, porque no tenemos suficientes recursos humanos en la ciudad como para tener gente para seleccionar. De todas formas, entendemos que esto es un círculo, y que los que se aislaron primero, se están reincorporando a los cinco días”.

Finalmente, Salvucci expresó que se encuentran monitoreando la situación día a día y que el sector está alerta: “A principios de diciembre estábamos hablando de una temporada que iba a ser excelente, que llegaba para restituir el flujo de la pandemia, y hoy nos encontramos con este panorama. Todavía tenemos toda la temporada por delante y no tenemos una solución a la vista“.