miércoles, 26, enero, 2022
Fitur2022

El salar más grande del mundo y la montaña más alta del continente son algunos de los factores que integran el listado confeccionado por el Inprotur.

Viajar es derribar prejuicios, desafiarse, entender culturas y crecer a pasos agigantados; y hacerlo por Argentina genera, además, la satisfacción de conocer destinos que lideran la tabla global. Pero para aquellos que necesitan hechos, el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur) delineó una lista de récords para intentar seducir a los viajeros que planean sus próximas vacaciones.

1 – El país más visitado de Sudamérica

La inmensidad de una de las piezas de hielo más grandes del planeta, maravillas naturales galardonadas mundialmente, gastronomía que seduce hasta a los paladares más exigentes, polos académicos sobresalientes, la mejor bodega del mundo, una lista inagotable de Patrimonios de la Humanidad. Según un informe publicado en 2019 por la Organización Mundial del Turismo, Argentina es el país más visitado de la región.

2 – Una de las librerías más lindas del mundo según el National Geographic

El Ateneo Splendid está en el barrio porteño de Recoleta, y aunque en los años veinte supo ser escenario de danzas, óperas y hasta momentos históricos como un tango cantado por Gardel, hoy es un paraíso para ávidos lectores y turistas curiosos. Entre 120 mil ejemplares que buscan dueño, caminar por sus pasillos es la excusa perfecta para descubrir nuevos favoritos y reencontrarse con clásicos literarios. Además, su pasado aún está latente en su arquitectura teatral.

3 – La experiencia deportiva más intensa del mundo

Así lo dijo el diario inglés The Observer cuando se refirió al icónico encuentro futbolístico Boca – River, y agregó que presenciarlo en La Bombonera es uno de los 50 espectáculos deportivos que hay que ver por lo menos una vez antes de morir. Es un duelo que divide a un gran porcentaje de la nación en colores y veredas opuestas. Son eventos como este los que demuestran al turista de turno por qué Maradona fue un Dios, que una pelota es mucho más que eso y que la pasión nacional no encuentra equivalente alguno.

4 – El cuarto país con más Patrimonios de la Humanidad en Latinoamérica

Con 11 coordenadas en su haber, Argentina mueve la brújula de todo aventurero. Seis de ellos son de suma importancia cultural y los otros cinco a nivel natural. Es posible visitar desde uno de los bosques más antiguos del planeta con árboles de 2620 años hasta suelos que han pisado los mismísimos dinosaurios, incluso 155 kilómetros de colores al norte, mares donde las ballenas dan shows en vivo y mucho más.

5 – La mayor cortina de agua sobre la faz de la Tierra

Con sus 275 saltos, las cataratas del Iguazú en Misiones son consideradas las más caudalosas del planeta, además de ser una de las siete maravillas naturales del mundo. La fuerza del agua, la inmensidad de la naturaleza y el rocío húmedo que se posa en la cara del viajero expectante hacen a una situación de completa plenitud y admiración. Porque si algo es seguro es que nadie puede ser indiferente al estruendoso caer del agua argentina.

6 – El salar más largo de mundo

El salar de Antofalla es el secreto mejor guardado en Antofagasta de la Sierra. Queda en la Puna y, curiosamente, cuenta con un ancho de 12 km, pero se postula con 163 km como el más largo del mundo. Su gran protagonista es Los Ojos del Campo, tres géiseres inactivos que se disfrazan como un trío de lagunas interconectadas. El resultado final es un desierto salitre con círculos tricolores en tonos azules, rojizos y negros. Además, es una coordenada ideal para inquietos y el mejor plan es recorrerlo en 4×4 con cámara en mano.

7 – La mejor ciudad para estudiar en Latinoamérica

Además de la oferta académica, la buena energía y la vida nocturna son algunos de los planes que más buscan los estudiantes ávidos de aventuras. Por eso, el ranking de 2021 de la consultora Quacquarelli Symonds catalogó a Buenos Aires como la mejor ciudad latinoamericana para estudiar una carrera universitaria y la número 22 en el mundo. De hecho, La capital nacional es sede de la siete veces nombrada mejor casa de estudios superiores de Iberoamérica: la Universidad de Buenos Aires.

8 – La montaña más alta de todo América

Con 6961 metros, el Aconcagua es el pico más alto del continente y uno de los más famosos del mundo. Se trata de la verdadera gloria para los aficionados de la escalada que llegan a suelo sureño (más precisamente a Mendoza). Tiene 33 rutas y todas recorren masas de roca alucinantes que junto a la naturaleza y sus cielos maquillan postales de ensueño.

9 – Centro de esquí ganador del World Ski Awards 5 años consecutivos

Más de 28 pistas y 140 hectáreas listas para ser estrenadas cada mañana lograron posicionar durante 5 años seguidos a Chapelco como el líder de la tabla según los World Ski Awards. En este espectáculo neuquino es posible hacer esquí y snowboard, además de paseos en trineo y trekking en nieve virgen. Además, sus paisajes y las panorámicas que se habilitan del Parque Nacional Lanín y el Lago Lácar en invierno, su alta gastronomía y miles de cervecerías para festejar a cielo abierto representan la frutilla del postre de este atractivo que maravilla a propios y ajenos.

10 – El tercer manto glaciar más grande del planeta después de los polos

Un gigante macizo de agua helada se levanta al sur del territorio argentino. Un lugar que, como dijo la Unesco, es de valor excepcional. El Parque Nacional Los Glaciares en Santa Cruz es el más grande del país y posee una de las masas de hielo más importantes del mundo. Es una maravilla natural que deslumbra con sus desprendimientos a visitantes locales e internacionales.

11 – Uno de los suelos más australes del mundo

En Argentina es posible visitar el Fin del Mundo e incluso escuchar el traqueteo del tren con el récord de ser el más sureño que entre picos nevados y paisajes únicos, es digno de cualquier travesía internacional. La ciudad fueguina de Ushuaia conquista corazones viajeros y los conecta con la sensación de estar en los confines de la Tierra. Además, deslumbra con el pintoresco Faro Les Éclaireurs, el famoso Canal de Beagle, las aventuras acuáticas y hasta sus centros de esquí.

12 – Mejor bodega de Sudamérica y el mundo

Desde 2019 la bodega mendocina Zuccardi Valle de Uco gana la mención de The World’s Best Vineyards y regala sonrisas de labios morados a cada uno de sus visitantes. Un título nada menor para los enólogos alrededor del globo. Tiene que ver con la combinación entre el mágico cuadro que plantea la Cordillera de los Andes, los estupendos sabores de su restaurant Piedra Infinita y las notas de altura que sólo sus vinos saben ofrecer.

13 – El segundo humedal más grande de Sudamérica

Los Esteros del Iberá de Corrientes son un ecosistema donde todo parece fusionarse a la perfección. El verde de sus montes, el celeste del cielo, las melodías de cada uno de sus habitantes y, ante todo, la sensación de empezar de cero mano a mano con la naturaleza local. Además, cuenta con 12 mil km de senderos eternos, pantanos vibrantes, casi 400 clases de aves y la más diversa fauna y flora. Se los puede conocer en lancha, canoa, kayaks y hasta cabalgatas.

14 – El restaurante más angosto del mundo

La historia comenzó en 1870. Lo que hoy es un rinconcito gourmet de la capital de Córdoba, en su momento fue un pasillo de 36 metros de largo que usaba el servicio y conectaba las casonas de la manzana. Papagayo no sólo cuenta con gastronomía regional de altísimo nivel, sino que además en tan pequeño espacio la experiencia es superlativa. Y según el portal de arquitectura Dwell, es unos de los 13 restaurantes mejor diseñados en el mundo.

15 – La colonia más grande del planeta de pingüinos

Dos millones de pingüinos encontraron su hogar en el Área Natural Protegida de Punta Tombo en Chubut. Estos pequeños animales viven entre contrastes de bellezas increíbles: estepa, rocas rojizas y mar turquesa. Para los fanáticos de avistar fauna, esta locación se postula como un imperdible en cualquier biblia viajera. Y además de los pingüinos de Magallanes, hay 108 especies de aves marinas que terminan de conformar un paisaje imperdible.