lunes, 15, agosto, 2022
Aerolineas

Punta Perdices, Playa Canteras, Playa Turquesa y más seducen a los viajeros del mundo entero. Inprotur presentó una selección de los paraísos playeros. 

A través de su página web, el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur) elaboró un listado de las playas patagónicas que tanto nacionales como extranjeros pueden recorrer durante la temporada de verano.

1. Playa Turquesa en Yuco, Neuquén
Esta es una joyita escondida a 29 kilómetros de San Martín de los Andes. Está dentro de la jurisdicción del Parque Nacional Lanín y es la excusa perfecta para relajarse en el abrazo de la madre naturaleza y el Lago Lácar.

Además, hay bahías de arena blanca interrumpidas por coihues y arrayanes que le conceden al entorno matices rojizos difíciles de olvidar. Si bien la provincia de Neuquén cuenta con muchas alternativas playeras, la Playa Turquesa es una de las locaciones más elegidas de la zona cuando empieza a sentirse el calor (y su nombre adelanta el porqué).

2. Las Grutas, Río Negro
Junto con Punta Perdices y Conchillas, conforman el trío turquesa que se ganó el nombre de la premisa que nos convoca: el Caribe Patagónico argentino. Es una villa balnearia al noreste de la provincia de Río Negro y parte del Área Natural Protegida Bahía de San Antonio. Atrae a turistas por sus panorámicas y serenidad. También por la calidez de su costa que – pese a ser patagónica – llega a alcanzar los 25º C.

3. Punta Perdices, Río Negro
Queda a unos 65 kilómetros de Las Grutas, en la bahía que se forma entre San Antonio Este y San Antonio Oeste. Hasta hace algunos años era un secreto guardado solo entre los locales. Por suerte para los viajeros, se corrió el rumor y hoy ya es una grandísima alternativa para disfrutar de su paz. Uno de los mayores atractivos del lugar son los estanques turquesas que se forman cuando sube la marea.

4. Las Conchillas, Río Negro
He aquí la tercera locación del famoso Caribe Patagónico. Nuevamente, la palabra clave es tranquilidad. La postal, un espectáculo azulado. El suspiro al verla, eterno. Queda a 60 km de Las Grutas y, tal como dice su nombre, la clásica arena se reemplaza por miles de conchillas de moluscos bivalvos que cubren la costa por completo.

5. Punta Este, Chubut
Lejos del ruido y la gente, es la combinación perfecta entre médanos, acantilados y agua en enormes cantidades. Está estratégicamente posicionada a solo 9 km de Puerto Madryn y se resume en mar turquesa y una bahía inmensa. Sin duda, un espectáculo natural privilegiado. Para acceder se puede ir en bicicleta, vehículo o caminando si las ganas acompañan.

6. Playa Canteras, Chubut
Es un destino increíble para observar ballenas francas australes y lo mejor es que sus condiciones geográficas hacen que los cetáceos – aunque estén en el mar – se vean bien de cerca. Por supuesto en verano, aún sin la presencia de los simpáticos gigantes marinos, Canteras es digna de mención por su azul excepcional. Caminatas y descanso asegurado.

7. Cabo Curioso, Santa Cruz
Es un accidente geográfico costero ubicado en el departamento Magallanes de la provincia de Santa Cruz. Y, como tal, es sede de varias playas escondidas y secretas, rodeadas de acantilados. Sus playas tienen zonas de acampe y fogones ideales para descansar con amigos. ¿La estrella si de fotos hablamos? El faro de San Julián, que se inauguró en 1922 y con solo mirarlo cuenta a los viajeros su historia de tiempos pasados.

8. Reserva Playa Larga, Tierra del Fuego
Es un regalo patagónico de paz y tranquilidad. Se trata de una reserva provincial de 24 hectáreas próxima a la ciudad de Ushuaia que resguarda sitios arqueológicos de alto valor cultural e histórico. Además de poder descansar entre paisajes alucinantes y realizar caminatas en un entorno increíble, tiene área de fogones para calentar el corazón.