martes, 24, mayo, 2022
Aerolineas

Ángel Brisighelli, presidente de la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego, dialogó con este medio sobre la actualidad aérea y de cruceros de la provincia. 

En las últimas horas, el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación anunció que de los 3 millones de turistas que utilizaron el Previaje, el 40 % se concentró en destinos patagónicos: Río Negro, Santa Cruz, Neuquén y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

En este contexto, la provincia sigue adelante con su promoción nacional e internacional. Este trabajo a su vez está acompañado por la labor del sector privado. Por ejemplo, en la última edición de la Feria Internacional de Turismo, la oferta incluyó los atractivos que son el caballito de batalla del destino y los emergentes. “Ushuaia, lógicamente, es el destino turístico por excelencia dentro de la provincia. Allí, los atractivos tradicionales son el Parque Nacional Tierra del Fuego, la zona de Isla de los Lobos, las pingüineras, el Cerro Castor, el trekking, excursiones en 4×4 y actividad tradicionales. Pero también, es importante la zona de estancias, el turismo de pesca que tiene demanda en lo internacional, pero no tanto en el nacional”, puntualizaron.

Al hablar sobre la conectividad, comentó que por la ubicación del destino, el turismo se mueve principalmente en avión, entonces la disponibilidad de vuelos es esencial. “Hoy estamos con pocos servicios a lo que históricamente tuvo Tierra del Fuego. En la temporada 2019, estábamos recibiendo entre 12 y 14 por día y hoy estamos en seis”, analizó.

Asimismo, remarcó que sintieron mucho la salida diaria de LATAM, más hoy que Aerolíneas Argentinas no tiene la capacidad operativa de cubrir toda la demanda que hay: “Más allá de que JetSmart está volando y de que Flybondi está proyectando comenzar a volar. Son líneas aéreas que tienen baja capacidad y por eso seguimos dependiendo de AR y hoy es un problema la disponibilidad”.
Aunque, agregó: “Lo venimos hablando con la compañía. Entendemos que AR tiene una restricción de flota importante en este momento y que no tiene la disponibilidad de aviones que quisiera y que en la medida que puede lo está haciendo”. En este sentido, remarcó que desde el lado de la aerolínea hay buena voluntad en buscar soluciones y avanzar en este tema, pero  que lógicamente las dificultades técnicas son un problema hoy.

Con respecto a los cruceros, comentó que en febrero hicieron un relevamiento de lo que había programado para esta temporada y tenían 495 recaladas para Ushuaia, pero de ese número, más o menos un 60 % se canceló por incertidumbre, restricciones y cosas que no se definieron a tiempo. “El restante serían más o menos 180 recaladas y ese es el número con el que estamos esperando transcurrir esta temporada y terminar. La verdad es que claramente no es un número histórico fantástico, pero entendiendo que es una temporada de transición, en comparación con una temporada perdida como fue la del año pasado, es un buen número y estamos conformes”, analizó. Siguiendo con esta línea, remarcó: “No esperamos una afluencia importante de turismo internacional hasta el fin de la temporada, por eso el foco está puesto en el corto plazo en el turismo nacional”. En este sentido, comentó que por la estructura del turismo receptivo en Patagonia, en años normales, Ushuaia y El Calafate son dos destinos que tienen más pasajeros internacionales que domésticos. “La interacción de los destinos patagónicos es muy fuerte, Puerto Madryn, Ushuaia, El Calafate, Puerto Natales con Torres del Paine del lado con Chile trabajan muy integrados en el sentido de que el turista que viene normalmente no viene solo a visitar Ushuaia, viene a Argentina o  la Patagonia, y cuando viene a la región generalmente ingresen por el lado chileno”, concluyó.