Caribe, un sueño de color del mar

Caribe, un sueño de color del mar

Las playas de México, rodeadas de exuberante naturaleza, Pueblos Mágicos y zonas arqueológicas, tienen algo especial que ofrecer para todos los gustos y presupuestos. Asimismo, la costa caribeña de República Dominicana cuenta con espacios de arena blanca salpicada de finas palmeras que acarician el cielo.

Las icónicas playas del mar Caribe se caracterizan por el azul turquesa de sus aguas y son ideales para nadar o hacer esnórquel. Un ejemplo de ello son las de Cancún y Playa del Carmen, ambas ubicadas en el Estado de Quintana Roo.
Esta región guarda celosamente los secretos de sus antepasados mayas, cuya grandeza es visible en sus tradiciones, gastronomía y vestigios arqueológicos. Se encuentra en la Península de Yucatán en la región sureste del país, colinda al norte con Yucatán y al sur con Belice. Se considera como uno de los estados más jóvenes del país junto con Baja California Sur. En su capital, Chetumal, se encuentra el Museo de la Cultura Maya, donde se puede conocer más acerca de esta fascinante civilización. El Pueblo Mágico de Bacalar alberga a la Laguna de los Siete Colores, una alberca natural ideal para nadar y relajarse. En las zonas arqueológicas Kohunlich y Dzibanché se puede develar historias ancestrales en medio de la selva. En la Riviera Maya es posible de playas, cenotes, recorridos por ríos subterráneos y si de diversión se trata. Allí, el pasajero encontrará una gran variedad de parques temáticos y espectáculos de talla internacional. En Tulum será imposible no enamorarse de las playas color turquesa y arena blanca tan características del estado y una de las zonas arqueológicas más famosas. Por su parte, Playa del Carmen es popular por su oferta en entretenimiento, excelente ambiente y vida nocturna. Cancún es ideal para olvidarte de la rutina y consentirte en sus hoteles todo incluido, aunque también tiene bellezas naturales para explorar como la laguna Nichupté, así como zonas arqueológicas.
En Quintana Roo, las posibilidades son infinitas, es por eso que es uno de los destinos más reconocidos internacionalmente.
Por su parte, República Dominicana ofrece de sur a este y de norte a sur espacios de arena lo largo de los 1600 kilómetros de costa arenosa. Más de 200 playas, muchas de las cuales permanecen vírgenes, bordean las costas caribeñas y atlánticas, desde playas de arena blanca brillante hasta un puñado con arena negra que se extienden hacia el suroeste. Un imperdible es el famoso tramo de 48 kilómetros de playa ininterrumpida de Punta Cana, pero también toma en cuenta visitar las playas de renombre de Samaná, como Playa Rincón. En la costa norte se puede elegir entre las playas de Cabarete, Playa Grande, o Punta Rucia, o, si el pasajero se atreve, hay un camino distinto: Playa El Valle, o Playa Frontón, solamente alcanzada por barco.
Las playas de la costa caribeña son un destino seguro durante todo el año, mientras que la costa norte requiere un poco más de atención a las condiciones meteorológicas antes de entrar al mar.

Mensajero Web