lunes, 20, septiembre, 2021
CubaOnLine

En el país vecino aseguran que hasta dentro de dos meses no habrá circulación, lo que dará tiempo para avanzar en tarifas más bajas para destinos limítrofes.

Ayer, en la Torre Ejecutiva, sede del Gobierno uruguayo, se concretó una reunión entre los intendentes de Paysandú, Salto y Río Negro con el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado.
En este marco, confirmaron que la reapertura de los pasos con Argentina no se dará hasta dentro de dos meses. “Entre Ríos aún no ha solicitado al Gobierno argentino la elaboración de un protocolo para permitir el ingreso de uruguayos por los pasos de frontera. Esto permite estimar que por lo menos por dos meses no se habilitará el tránsito vecinal”, explicó a medios locales el intendente de Salto, Andrés Lima.

Otro de los temas que se habló en el encuentro es la preocupación que existe en el empresariado uruguayo por el posible aluvión de turistas que crucen a Argentina por la diferencia cambiaria que existe con nuestro país.
Sobre este punto, antes de la reunión Lima había adelantado que prepararon una serie de propuestas. Por ejemplo, que los productos de la canasta básica cuenten con un precio especial o diferencial de frontera y  que los pagos con tarjeta de débito en esta zona del país tengan una exoneración de IVA mayor a la que tienen hoy.

“Hay una definición del Gobierno de nuestro país de buscar estímulos, mecanismos compensatorios para lo que hoy se considera una diferencia muy abultada de precios entre Uruguay y Argentina”, detalló Nicolás Olivera, intendente de Paysandú.

Con respecto a los rasgos positivos que salieron de esta cita, los participantes confirmaron que se mantiene el descuento del 24 % en el precio de los combustibles. Además, del 9 % de descuento de IVA en actividades vinculadas al turismo, especialmente en rubros asociados a la gastronomía, alquiler de inmuebles y organización de eventos

Omar Lafluf, intendente de Río Negro, indicó que están contentos con la reapertura de fronteras, ya que es necesaria para el desarrollo turístico y la relación con Argentina, pero mantienen el temor de que eso afecte al comercio de esos países limítrofes.