miércoles, 20, octubre, 2021
CubaOnLine

El Inprotur destacó la labor del fotógrafo Maxi Jonas, quien grabó el video viral de una ballena franca austral jugando con una tabla de SUP.

La semana pasada, Maxi Jonas, fotógrafo de 43 años que reside en Puerto Madryn, fue protagonista en varios canales de noticias y medios de comunicación a nivel nacional e internacional a partir de un video que grabó, en el que se puede apreciar a una ballena interactuando con una mujer arriba de una tabla de stand up paddle.

“Creo que hoy hice el mejor video con drone de ballenas de mi vida”,  afirmó Jonas, quien publicó el material en Twitter. A lo largo de 54 segundos, se puede apreciar una toma aérea en la que se puede observar a los animales jugando en las aguas del Golfo Nuevo con Analía Giorgetti, abogada y docente de la ciudad ubicada en Chubut, quien tuvo un regalo de cumpleaños inolvidable.

Los medios internacionales, como The Guardian, ABC7 Chicago, UPI, The Indian Express y The Sun, entre otros, quedaron maravillados por el respeto a la naturaleza y la buena convivencia entre los seres humanos y las especies acuáticas.

En ese sentido, el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur) aprovechó la ocasión para destacar el trabajo hecho por Jonás y apuntó que “entre septiembre y noviembre, el avistaje de la ballena franca austral en la Patagonia, más precisamente en Chubut, es una de las grandes experiencias turísticas que ofrece Argentina”.

“Los movimientos de estas peculiares especies y la buena convivencia con aquellos y aquellas que se acercan para observarlas generan admiración en la comunidad viajera internacional. Quizás, esta sea la principal razón por la que miles de turistas llegan hasta Puerto Madryn, icónico balneario de Chubut, para ver este espectáculo sin igual”, sumaron al respecto.

Por su parte, el fotógrafo, que trabaja en Télam desde hace varios años, reconoció que a lo largo de este tiempo que lleva sacando fotos de la fauna local, nunca vio situaciones de peligro para las personas. Además, recordó que una ley provincial de Chubut prohíbe el contacto con los animales, pero aclaró que “en este caso fue la ballena la que se acercó a la tabla para jugar como si fuera una mascota”.

“La gente no se acerca a las ballenas sino que las ballenas se acercan a curiosear, aunque nunca me imaginé que fuera a tocar la tabla de esta mujer que después se contactó conmigo por las redes sociales”, finalizó.