lunes, 20, septiembre, 2021
CubaOnLine

A partir de hoy, la provincia elimina el requisito tanto para los viajes terrestres como para los que arriban por vía aérea.

En medio de los pedidos que el Gobierno de Río Negro, junto a los de los privados de la provincia, envió al Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación para que se habilite el turismo estudiantil, ayer se conoció una modificación en las condiciones de ingreso. 

Desde hoy, 1° de septiembre, los viajeros que lleguen a territorio rionegrino ya no necesitarán presentar un resultado negativo de COVID-19. 
Esta medida se estaba exigiendo desde abril pasado cuando el Ministerio de Salud local dispuso una serie de requisitos para quienes quisieran entrar a la provincia, como una forma de contener el avance de la pandemia. “Luego de un profundo análisis epidemiológico, se entendió que no era necesario sostener la restricción”, aseguraron desde el Gobierno provincial. 

Si bien la nueva normativa rige a partir de hoy, la Secretaría de Transporte de la provincia se encuentra ultimando los detalles para realizar las notificaciones administrativas a las empresas y organismos correspondientes. Vale aclarar que esto es tanto para los que arriban al destino por vía aérea como para los que lo hacen en transporte terrestre. 

Sobre el turismo estudiantil hay que decir que el lunes pasado, representantes empresariales y gremiales del sector hotelero y gastronómico de San Carlos de Bariloche mantuvieron una audiencia en la delegación local de la Secretaría de Trabajo de Río Negro, y acordaron un reclamo conjunto ante el Gobierno nacional pidiendo la inmediata reapertura del turismo estudiantil.
Días antes, la ministra de Turismo y Deporte, Martha Vélez, y el secretario de la cartera deportiva, Diego Rosati, se reunieron con funcionarios de Nación. El encuentro giró en torno a la solicitud que realizó anteriormente Río Negro a fin de formar parte de la prueba piloto de apertura de fronteras para el turismo internacional. Además, las autoridades rionegrinas aprovecharon la ocasión para ratificar la necesidad de definir una fecha de reactivación del turismo joven que permita llevar tranquilidad al sector.