lunes, 20, septiembre, 2021
CubaOnLine

Desde septiembre, residentes locales y turistas deberán presentar una constancia para ingresar a espacios públicos de uso colectivo.

Hoy a la mañana, en el Centro de Operaciones de Río de Janeiro ubicado en Cidade Nova, el alcalde de la ciudad brasileña, Eduardo Paes, anunció que a partir del 1.° de septiembre los cariocas y los turistas deberán contar con un pasaporte de vacunación contra el coronavirus como requisito obligatorio para asistir a cines, teatros, estadios, museos, parques de diversiones, gimnasios, convenciones y congresos, entre otros establecimientos de uso colectivo.

“Los planes de flexibilización fueron postergados y esta medida de pedir certificado de vacunación es una preparación para la apertura cuando lo permita la pandemia”, sostuvo Paes.

“Nuestro objetivo es crear un entorno difícil para aquellos que no quieren vacunarse, que piensan que se protegerán sin la aplicación del inmunizador y tendrán una vida normal. No lo harán. Tendrán dificultades a la hora de tener una cirugía electiva, un programa de transferencia de ingresos, y no podrán tener ocio y trabajo sin vacunarse”, sumó.

“Esta es la preparación para la reapertura, para que podamos volver a una situación de normalidad. Estamos llegando a una etapa en la que vamos a vivir con la enfermedad hasta que sea erradicada. No tiene sentido estar lleno de restricciones con todos inmunizados. Queremos permitir, en un momento dado, que las salas de conciertos, teatros y museos puedan volver a funcionar. Es del interés de los propietarios de estas instalaciones culturales que cuanto más rigurosa sea la inspección, antes podremos anunciar la reapertura de la ciudad”, indicó.

Una vez que se dio a conocer esta noticia, Mensajero se contactó con Oscar Juárez, director de Principios Tour Operator, cuya sede en Brasil forma parte del Rio Convention & Visitors Bureau.

El ejecutivo se especializa en el mercado del país vecino, y ante la decisión que tomaron las autoridades gubernamentales y sanitarias de Río de Janeiro, se pronunció al respecto: “Como integrantes del Rio Convention & Visitors Bureau sentimos que los decretos del Prefeito no son del todo claros. Tenemos algunas dudas al respecto porque no sabemos si solamente regirá para turistas brasileros de otras localidades”.

“Los certificados de extranjeros llegan en otros idiomas, y si una persona no maneja un lenguaje distinto al portugués, en la calle, en cualquier bar o en un museo, por ejemplo, puede hacer una consulta, y quienes estén a cargo de los certificados, si son internacionales, no sabrán interpretarlos”, agregó.

“Todavía no está claro si es para viajeros nacionales, que son los que hoy en día mantienen estable el turismo de Río de Janeiro. Sería correcto aclarar si la decisión afecta a los pasajeros internacionales y tener un plazo estimado para ver cómo capacitar al personal de los establecimientos involucrados”, finalizó Juárez.

Es importante remarcar que el Ministerio de Salud de Brasil considera no obligatoria la vacunación en el país, y paralelamente, la Oficina de Turismo de Río de Janeiro planifica fiestas de fin de año con los tradicionales fuegos artificiales y la realización, en algún formato, del Carnaval 2022.