sábado, 23, octubre, 2021
CubaOnLine

Leopoldo Lucas, presidente del Iguazú Turismo Ente Municipal, habló con este medio sobre las vacaciones de invierno y se esperanzó con el futuro cercano.

El regreso de los más chicos a las aulas ha marcado en el turismo nacional el final de la etapa más fuerte de la temporada invernal. De esta manera, muchos de los destinos del país ya comenzaron a presentar los balances de la actividad.

En el caso de Iguazú, la temporada empezó el fin de semana largo del 9 de julio, con el comienzo del receso escolar en las provincias del noreste argentino, y culminó a fines de julio con el final de las vacaciones en Buenos Aires y en otras zonas. La llegada de visitantes fue incrementando gradualmente, primero con misioneros, y después con visitantes de la región, que además tuvieron la posibilidad de utilizar el programa Ahora Turismo Litoral, que le otorgaba beneficios.

Leopoldo Lucas, presidente del Iguazú Turismo Ente Municipal (ITUREM), conversó con Mensajero sobre los factores que favorecieron el desarrollo de la actividad en la localidad: “Nosotros creemos que esta temporada ha sido un nuevo comienzo, por el avance de la vacunación, el fortalecimiento de los protocolos sanitarios y la tranquilidad que va adquiriendo el viajero. Eso permite que la actividad pueda continuar, no como temporada alta, pero sí teniendo un promedio de 1000 visitantes por día en el Parque Nacional Iguazú, número similar a lo que estábamos viviendo en el verano”.

En esa línea, comparó las vacaciones de invierno con la actividad en febrero pasado: “En ese momento hacía más de un mes que se había habilitado la temporada, y en esta oportunidad la confirmación se dio sobre la fecha. Eso nos genera un poco más de optimismo, porque demuestra que cuando se levanten las restricciones el turista va a seguir respondiendo a un destino de naturaleza, con protocolos y seguro como es Iguazú“.

Con respecto a la reciente habilitación de los viajes grupales, Lucas afirmó que es una noticia que genera buenas expectativas en el destino: “Ya tenemos muchísimas consultas de operadores de distintos puntos del país, como Chaco, Mendoza, Córdoba y Buenos Aires, que ya tienen sus grupos organizados. De hecho, eran viajes que iban a venir en Semana Santa y tuvieron que ser cancelados. Otros grupos que iban a llegar en invierno tuvieron que modificar la fecha y van a empezar a viajar en agosto y septiembre. Eso ya se está notando y nos da tranquilidad”.

“Cuando se levanten las restricciones el turista va a seguir respondiendo a un destino de naturaleza, con protocolos y seguro como es Iguazú”

Leopoldo Lucas, presidente de ITUREM

Con respecto a la oferta disponible en la actualidad, el presidente de ITUREM señaló que de los 30 atractivos con los que cuenta el destino, 20 están habilitados. Además, indicó que hay muchos alojamientos que todavía no abrieron, ya que muchos de ellos están esperando mayor conectividad aérea, mientras que otros esperan la certeza de una continuidad de trabajo y la reapertura al turismo regional e internacional.

En relación al anuncio de Matías Lammens sobre una posible reapertura internacional a fin de año, Leopoldo Lucas aseguró que lo toman con optimismo: “Va a ser un turismo que inicialmente va a ingresar por Ezeiza, seguramente con todos los controles a través de un corredor sanitario, y que se va a terminar derramando en Iguazú El hecho de poder ir recibiendo los visitantes extranjeros para que vayan conociendo la manera en la que nosotros nos estamos preparando va a generar un efecto de contagio en el resto del mundo para que vengan a Argentina“.

Por último, mencionó que actualmente el destino cuenta con la llegada de dos a cinco vuelos diarios. “Estamos solicitando junto con el Ministerio de Turismo de la provincia y las cámaras y asociaciones que componen el sector privado un aumento en las frecuencias. Éramos un destino cercano, con un vuelo de una hora y 40 minutos desde los principales centros emisores y hoy volvimos a estar un poco lejos”, sintetizó.