lunes, 20, septiembre, 2021
CubaOnLine

Desde la asociación volvieron a pedir una reunión con Santiago Cafiero y dijeron que el proceso de asignación de vuelos parece, por momentos, discriminatorio.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) se mostró  “decepcionada” ante la última decisión administrativa del 9 de julio: “Una vez más abandona a su suerte a los ciudadanos y residentes actualmente varados fuera del país y sigue sin considerar los requerimientos operacionales de la industria aérea”.

De esta manera, renovaron el llamado al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para que acceda a la solicitud de una reunión para elaborar un plan a largo plazo que permita a las aerolíneas restablecer la fiabilidad de los vuelos internacionales.

Por su parte, Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas, señaló que aunque los nuevos cupos prevén un aumento mínimo y gradual durante las próximas semanas, es insuficiente para resolver la situación de los pasajeros que siguen “tirados” por el mundo.

“Seguimos sin tener claridad y previsibilidad en las autorizaciones de vuelos y capacidades”.

Asimismo, hizo hincapié en que, como la vigencia de lo anunciado es sólo hasta el 6 de agosto, las compañías aéreas están imposibilitadas para confirmar una fecha cierta de vuelo posterior a ese día. 

“Seguimos sin tener claridad y previsibilidad en las autorizaciones de vuelos y capacidades. Además, no sabemos cuál es la metodología que usan las autoridades para la distribución y asignación. El proceso sigue totalmente arbitrario y a veces parece ser discriminatorio”, indicó. Además, remarcó que urge que el Gobierno argentino siga el desarrollo científico para manejar el acceso al país durante la pandemia. “Hay una alta probabilidad de que el COVID-19 se vuelva endémico y la solución a largo plazo no puede ser seguir restringiendo la libertad de viajar en la forma actual con medidas generalizadas”, analizó. 

Por otro lado, desde la asociación señalaron que la recuperación socioeconómica del país está altamente relacionada con un sector aéreo activo y competitivo. Al respecto, detallaron que la actividad contribuye al PBI nacional en unos 5,91 mil millones de dólares y que unos 43 mil empleos están en riesgo por el COVID-19.

Además, puntualizaron en la reducción de la oferta de rutas, que equivalieron a perder cerca de 21 mil frecuencias si se compara el mes pasado con junio de 2019

“Si los organismos del Gobierno siguen sin trabajar de manera conjunta con las compañías aéreas, es muy probable que más aerolíneas suspendan e incluso abandonen Argentina en el corto plazo”, afirmó Cerdá. 

La industria aerocomercial contribuye al PBI nacional en unos 5,91 mil millones de dólares.