miércoles, 20, octubre, 2021
CubaOnLine

Mariano Castex, presidente del BAC&VB, conversó con Mensajero sobre el anuncio de Rodríguez Larreta: “Necesitábamos este paso”.

Ayer por la tarde, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño, dio detalles sobre la siguiente etapa en Buenos Aires, en la que se flexibilizarán algunas actividades. En ese sentido, comentó que vuelve a quedar habilitado el turismo de reuniones, con un aforo de entre el 20% y el 30%, dependiendo del tamaño del salón: “Estamos trabajando para seguir reactivando el turismo en la Ciudad porque se genera mucho trabajo. Venimos trabajando junto con el sector, reforzando protocolos y promoviendo el testeo”.

Mariano Castex, presidente del Buenos Aires Convention & Visitors Bureau, conversó con Mensajero acerca de la importancia que tiene esta novedad para el segmento: “Necesitábamos este paso para que venga el segundo, porque nadie puede planificar absolutamente nada en producir una experiencia, un evento o una exposición presencial si no tiene la autorización para hacerlo”. A su vez, explicó que necesitan ver la resolución para “entender con claridad qué es lo que se puede y lo que no se puede hacer”.

Por otra parte, opinó acerca del escenario cambiante en el que se ve sumido el turismo y cómo se encara la organización de eventos, teniendo en cuenta que se necesita de tres a seis meses para ver resultado: “Es parte del desafío y del tipo de actividad en la que estamos involucrados. Hay que ser flexibles para estar en un segmento que tiene mucha volatilidad”.

Al momento de hablar acerca de cómo conviven la reactivación del MICE con el cierre de las fronteras, el dirigente indicó que los primeros que podrán participar de los eventos son los vecinos de la Ciudad y luego, los viajeros del resto del país. “Si me pongo a analizar si es suficiente, no lo es. Cualquiera que está planificando hacer este tipo de encuentros sabe que tiene esta limitante. Obviamente nos gustaría que las fronteras se abran mañana, pero somos realistas y conscientes“, agregó.

Cabe recordar que los protocolos para la reactivación del turismo de reuniones están aprobados desde comienzos de este año (ver nota) pero la segunda ola de coronavirus y las consecuentes restricciones por parte del Gobierno nacional pusieron un freno al reinicio de la actividad.

Finalmente, Castex remarcó la relevancia del segmento para el turismo porteño: “Está demostrado en los últimos 15 años que el sector ha sido líder en toda América en materia de cantidad de congresos, exposiciones y convenciones que se hicieron en Buenos Aires, superando a muchas ciudades en el ranking de ICCA. Eso claramente genera un movimiento económico muy importante para la ciudad, porque son viajeros de negocios que contribuyen y hacen mover una economía de un destino de manera mucho más notoria que el turista tradicional”.