miércoles, 20, octubre, 2021
CubaOnLine

Arturo González, presidente de la Cámara de Turismo provincial, conversó con este medio acerca de la ventaja que representa la inoculación de los privados de cara a la temporada de invierno.

En el camino hacia la nueva normalidad, muchos de los destinos del país comenzaron en las últimas semanas a mostrar sus intenciones de inmunizar contra el COVID-19 a los trabajadores de la industria previo al comienzo de la temporada de invierno. Y en ese sentido, Mendoza se convirtió en la primera provincia en vacunar (con la primera dosis) a todo el sector privado: hoteleros, gastronómicos, transportistas y agencias de viajes, entre otros.

Arturo González, presidente de la Cámara de Turismo de Mendoza, habló con Mensajero acerca de este importante paso para la actividad en la provincia: “Creo que es un valor agregado para el destino, porque ofrece una mayor seguridad, independientemente de que los protocolos hay que seguir aplicándolos y respetándolos”.

Durante el procedimiento, encabezado por el Gobierno provincial, se vacunó en una primera instancia a los conductores de transporte turístico y el sábado pasado se hizo una convocatoria masiva a la que concurrieron alrededor de 8500 personas. “Yo recorrí algunos de los centros de vacunación y vi que estuvieron funcionando muy bien. La gente estaba muy conforme y contenta con esta posibilidad. Salvo quienes no hayan querido, por algún tema personal, me animaría a decir que el 99% de los trabajadores se aplicó la primera dosis”, expresó el dirigente.

González explicó que tanto la Cámara de Turismo como la filial mendocina de FEHGRA, la Asociación Mendocina de Agencias de Viajes y Turismo (AMAVYT) y la Cámara hotelera de la provincia, colaboraron en la convocatoria y en la organización a través de sus socios y afiliados con el llenado de formularios y el detalle de los requisitos que tenían que tener los empleados para justificar que eran de la actividad turística.

Mendoza es hasta el momento la única provincia en generar una vacunación masiva para todo el recurso humano del sector, lo cual nos da un valor agregado como destino, porque independientemente de un buen manejo de los protocolos desde junio del año pasado estamos cuidando no sólo a los trabajadores sino también a los visitantes”, agregó.

Pensando en la temporada invernal

Arturo González remarcó la necesidad de que el Gobierno nacional dé certezas en torno a la temporada de invierno y la reapertura de fronteras: “Mendoza es un destino que desde los últimos 15 años está preparado en su cantidad y calidad de infraestructura para el turismo internacional. De manera que si no contamos rápidamente con certezas para que puedan venir por lo menos chilenos y brasileños, la situación va a ser más difícil todavía”.

En esa línea, comentó el delicado presente que atraviesa el sector privado por la larga inactividad: “Está muy difícil la situación y algunos privados ya no se sostienen. Al igual que en el resto del país, ha habido cierres de hoteles, de agencias, transportistas que se han tenido que reconvertir y generar otra actividad, e incluso empresas que han debido vender parte de sus activos para afrontar sueldos y gastos generales de mantenimiento de la infraestructura”.