lunes, 2, agosto, 2021
CubaOnLine

El Gobierno nacional confirmó que no habrá ayuda económica, pero podrán hacer tours de compras y los micros tendrán dos años más de antigüedad.

Después de casi cuatro días de bloqueo en la intersección de las avenidas 9 de Julio y San Juan, las empresas de transporte turístico llegaron a un acuerdo con el Gobierno nacional y levantaron el corte que iniciaron el martes.

Hace dos meses, más precisamente el 18 de abril, habían mantenido un corte de más de 60 horas en la misma intersección. Luego de ese episodio, el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación anunció la salida de un APTUR 5 exclusivo para agencias y empresas de transporte turístico. Sin embargo, al estar dirigido a monotributistas y sociedades de hasta dos empleados, una gran parte se quedó afuera de la ayuda.

En este contexto, los trabajadores volvieron a hacer un reclamo en el que pidieron expresamente una asistencia económica, la habilitación para volver a trabajar con un aforo del 30%, la extensión de la antigüedad máxima de las unidades de 13 a 15 años y la autorización para volver a realizar tour de compras, entre otras solicitudes.

La manifestación tuvo idas y vueltas el mismo martes, cuando agentes de la Policía que estaban en el corte les informaron que tenían una entrevista con el director de Transporte. “No nos recibió nadie, nos fuimos y decidimos continuar con las calles. Vamos a seguir con esta medida hasta que aparezca una respuesta”, le explicaron a Mensajero.

Ante este panorama, hoy a la 1 de la mañana los manifestantes fueron recibidos en la Casa Rosada por Fernando “Chino” Navarro, secretario de Relaciones Parlamentarias e Institucionales de la Jefatura de Gabinete; y Alejandro Storello, director nacional de Transporte Automotor de Pasajeros.

Respecto a las conclusiones a las que llegaron en el encuentro, los funcionarios confirmaron que no habrá una ayuda económica, pero sí adoptarán otras medidas. En líneas generales, se comprometieron a que en el transcurso de 30 días como máximo van a formalizar la solución, que incluye la habilitación para hacer tours de compras para los turistas que vienen a Buenos Aires y los dos años de prórroga para que las unidades que estaban a punto de vencerles la habilitación puedan seguir operativas.