lunes, 25, octubre, 2021
CubaOnLine

La gastronomía, las peñas, los museos, las ferias y las iglesias son algunos de los atractivos que publicó INPROTUR en un listado de actividades para hacer.

Todos la llaman “La Linda”, y efectivamente, sus paisajes, su gastronomía y sus costumbres locales, entre otras cualidades, lo confirman. Salta es una de las perlas que tiene el país a lo largo y a lo ancho de su territorio, y en ese sentido, el Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), de cara a a los 200 años de Martín Miguel de Güemes, publicó un listado de actividades para realizar en la provincia.

– El desfile de gauchos de Güemes
Cada 17 de junio, Salta se viste con sus mejores colores para honrar a uno de los personajes más queridos de la provincia, quien pasó a formar parte de la historia por su participación clave durante la Guerra de la Independencia de Argentina.

Güemes lideró la Guerra Gaucha, una lucha de guerrillas compuesta por gauchos conocidos como “los Infernales”. Entre varias hazañas, detuvo invasiones del ejército español que más tarde decantaron en la ansiada Independencia.

Para homenajear a su héroe, los salteños deciden recordarlo en el día de su fallecimiento con desfiles que resumen la cultura norteña a la perfección: vestimentas, gastronomía, música, baile y un tributo a la patria. Los gauchos pasean por las calles de la capital montados a caballos y vestidos con los clásicos ponchos rojos, medias bordadas y botas de cuero. El icónico desfile cuenta con autoridades nacionales y provinciales que forman filas para dar un saludo patriótico presentando sus armas frente al Palco Central.

– Ir a una peña
Estos clásicos lugares tienen vida propia y levantan de sus asientos hasta a las personas más tranquilas. Los pies acompañan el ritmo, la música folklórica se siente en cada parte del cuerpo y lo que resta es simplemente disfrutar del espectáculo.

Por su aclamada fama que ya atraviesa fronteras se pueden presenciar prácticamente en cualquier rincón de Salta. En su capital, la calle Balcarce hace los honores de brindar una auténtica noche: bailes en vivo, degustación de platos típicos y muy buena música. Además, el paseo por la peatonal , a pocas cuadras de la Plaza principal, es otro plan interesante para considerar.

La peña más conocida es la de Balderrama; fue la primera en abrir hace más de 50 años y concentró en sus paredes los más memorables bailes. Mercedes Sosa, la mayor exponente del folklore en Latinoamérica, inmortalizó el lugar en una de sus canciones: “Lucero, solito, brote del alba, dónde iremos a parar si se apaga Balderrama”.

– La deliciosa gastronomía
Un viaje a la Argentina no está completo si el paladar no acompaña. En ese escenario, Salta tiene todos los componentes para hacerlo parte del itinerario. La respuesta está en las preparaciones locales que deleitan el paladar de quienes se animan a probar las recetas salteñas.

El plato estrella de la provincia, la empanada, encuentra su mejor versión entre rellenos y repulgues del norte. ¿Cuál es la particularidad de este clásico argentino en la región? La impecable combinación de sus ingredientes: carne cortada a cuchillo, cebolla bien picada, papa, pimentón dulce, comino, ají molido, huevo duro y cebolla de verdeo.

Otros imperdibles platos son el locro (un tradicional guiso precolombino a base de maíz, zapallo y porotos), los tamales y las humitas. Para completar el circuito, Salta es un destino ideal para los amantes del enoturismo. Su cepa insignia, el Torrontés, encaja a la perfección con toda la oferta gastronómica y se cosecha entre medio de paisajes de altura espectaculares.

– Los museos de la ciudad
Recorrer la historia de Salta es posible gracias a los centros culturales que se crearon en la ciudad. Cada uno de ellos conserva una parte de la cronología local, con el objetivo de preservar la cultura de pueblos originarios y promover el conocimiento de la historia que vivió la provincia.

El más famoso es el Museo de Arqueología de Alta Montaña, dedicado a la antropología andina. El motivo de su popularidad se debe a la obra que contiene: los Niños de Llullaillaco, uno de los mayores hallazgos arqueológicos de los últimos años. En 1999 se encontraron tres incas momificados que se conservaron a la perfección después de más de 500 años, junto con distintos objetos que datan de épocas pasadas.

El Cabildo de Salta, de más de 200 años de antigüedad, alberga el Museo Histórico del Norte, perfecto para empaparse de la historia argentina y su Independencia. En el corazón de la ciudad también se puede visitar la casa museo del General Martín Miguel de Güemes, donde vivió junto a su familia. En el 2010 el Gobierno de Salta adquirió la propiedad, la renovó y la dejó lista para abrir sus puertas.

– Las ferias de artesanos
Cestería, tejidos, alfarería, artesanías en madera, ponchos. Técnicas milenarias que se pasaron de generación en generación y se convirtieron en parte de la tradición norteña. Excelente calidad, materiales, elementos naturales y una destreza innegable. Las artesanías en Salta son parte del patrimonio cultural, se encuentran en cada rincón de la ciudad y pueblitos y se transformaron en el (auto) regalo perfecto como souvenir de viaje.

¿Dónde hacer parada obligatoria en la capital? En el Mercado Artesanal y la Feria de la Plaza Güemes. El primero es una casa colonial que abrió sus puertas en 1968 y se consagró como sede que reúne desde instrumentos musicales hasta gastronomía. Además, los productos tienen un Certificado de Autenticidad, garantizando la calidad y el origen de cada uno de ellos. Los fines de semana también funciona la Feria de la Plaza Güemes, una fiesta de colores y texturas en la que participan más de 100 artesanos.

– Disfrutar de lo más alto
Un tren a 4220 metros de altura. Cerros para apreciar la capital desde arriba. La ruta del vino más alta del mundo. Viajar por la provincia tiene su encanto, pero conocerla desde las alturas potencia la experiencia aún más.

Uno de los lugares más visitados de Salta tiene fama por ser una muestra de ingeniería impresionante del siglo pasado y está a tan solo a 4220 metros sobre el nivel del mar. El Tren a las Nubes nació en 1972 y actualmente recorre 216 kilómetros a través de túneles, viaductos, puentes y un paisaje que deslumbra con tonalidades rojizas. Es el tercer tren más alto del globo y un punto turístico que no puede faltar en el itinerario viajero. Las leyendas locales lo reconocen como el intermediario entre la tierra y los sueños, responsable de que la Puna se fusione con el cielo.

En pleno centro de Salta Capital también está la opción de acercarse a las nubes, esta vez de la mano de un teleférico que finaliza su recorrido en el Cerro San Bernardo, declarado Reserva Nacional Municipal. Se obtiene una vista de toda la ciudad desde arriba, en una postal que termina de pintarse con las montañas de fondo.

Para combinar lujo con altura, nada mejor que un buen vino salteño. La Ruta del Vino de la provincia es la más alta del planeta, situada entre los 1750 y los 3050 metros sobre el nivel del mar. Las condiciones climáticas y las propiedades de la tierra convierten a la zona en un lugar ideal para la cosecha de vid. A 189 kilómetros de la ciudad de Salta, Cafayate se presenta como el destino perfecto para el enoturismo, donde la cepa Torrontés – insignia del norte – deleita a especialistas en el tema y conquista corazones de visitantes de todo el mundo.

– Las iglesias
Las cúpulas y fachadas forman parte del circuito turístico. Además del significado propio de cada una de ellas, están cargadas de colores que captan el ojo entrenado de cualquier fotógrafo.

La Iglesia San Francisco, declarada Monumento Histórico Nacional, es la parada obligatoria en el recorrido. La combinación de tonalidades amarillas y rojas, junto con su increíble campanario de 54 metros – el más alto de Sudamérica -, constituyen la foto clásica de la ciudad. Para contrastar con esos colores, Nuestra Señora de la Candelaria de la Viña también se gana su lugar en el podio por las mismas razones: su torre campanario de 44 metros y un porte que combina azules con rojos y amarillos.

Por último, la Catedral de Salta no solo se suma al espectáculo de colores del exterior, sino que además contiene en su interior el Panteón de las Glorias del Norte de la República, un espacio en donde se encuentran los restos de personajes emblemáticos en la historia de Salta. Entre ellos, el General Martín Miguel de Güemes.

En conclusión, por lo agradable que es su gente, por la magia que se desprende de sus coloridas montañas e infinitos paisajes, por sus tradiciones, sus creaciones culinarias, su arquitectura colonial y sus tierras cargadas de historia, Salta es una de las grandes provincias que se posiciona como un gran lugar para disfrutar del turismo en Argentina.