viernes, 18, junio, 2021
Anato

Gastón Burlón, secretario de Turismo del destino, conversó con Mensajero sobre las implementaciones que están desarrollando para mejorar la atención a los viajeros.

En este último año en el que el turismo tuvo que apagar la maquinaria, el contexto fue ideal no sólo para comenzar a implementar herramientas tecnológicas destinadas a mejorar la calidad operativa e informativa de los destinos, sino también para afianzar y continuar desarrollando aquellas innovaciones que ya formaban parte del día a día.

En ese sentido, Bariloche lleva un largo tiempo en el camino de la innovación. Actualmente cuenta con un asistente turístico virtual, disponible en español y en inglés, que se encuentra disponible las 24 horas para que el visitante pueda realizar cualquier tipo de consulta. “Es algo con lo que la gente se sorprende y se usa muchísimo. Te muestra las actividades que podés realizar en Bariloche, qué hacer en días de lluvia, las actividades para disfrutar con chicos; y todo con precios y horarios. Es súper completo”, le comentó a Mensajero Gastón Burlón, secretario de Turismo de la localidad patagónica. Además, detalló que próximamente la plataforma va a contar con un circuito histórico patrimonial con sistema QR, a través del cual los turistas podrán escanear códigos en distintos edificios y obtener información, imágenes antiguas y audios explicativos.

Por otra parte, el funcionario afirmó que en 2020 comenzaron a trabajar en un check-in web, el cual los establecimientos van a tener la obligación de utilizar y va a reemplazar el libro de registro convencional. De esta manera, la ciudad contará con la información de los pasajeros en caso de ser necesario. “Uno de los motivos es evitar el contacto físico entre la gente del establecimiento y el viajero. Pero además tener los contactos estrechos, porque si yo sé que hay un pasajero al que le dio positivo en X hotel, automáticamente voy a saber quién estuvo con él en esas fechas para poder avisar al resto. La tecnología nos ayuda en ese sentido y hay que saber aprovecharla”.

Burlón explicó que la plataforma va a permitir a Bariloche contar con las estadísticas automáticas, ya que posibilitará ver los datos que anteriormente se obtenían a través de las encuestas de satisfacción presenciales: “Esta aplicación tiene miles de beneficios, como poder avisarle al pasajero que cerró el aeropuerto por tal motivo, ser el medio a través del cual se cobre la ecotasa; y además estamos viendo la posibilidad de que entre todos los visitantes que la utilicen, se sortee un viaje periódicamente para premiarlos. Me animaría a decir que vamos a ser la primera ciudad en el mundo en contar con ese servicio”.

“Lo estamos terminando, estamos ultimando detalles, porque la intención es que esté en más de diez idiomas. Para eso contamos con el apoyo de INPROTUR, que está ayudando a través de las embajadas con el tema de las traducciones. Calculo que para la temporada de invierno la vamos a poder tener”, adelantó Burlón.

Asimismo, el funcionario destacó otras herramientas tecnológicas que ya están operativas en la localidad: “Para las obras usamos un código QR con el objetivo de que los inspectores lo escaneen y conozcan las etapas en las que se encuentran, y lo mismo estamos haciendo para las habilitaciones. Por otra parte, estamos poniendo WiFi en las garitas de colectivo y códigos QR para que los turistas puedan contar con la información del transporte público. La intención es instalarlo en toda la ciudad”.

Con respecto al receso invernal, el secretario de Turismo de Bariloche explicó que están trabajando para presentar un plan de apertura al Gobierno de Río Negro y a Nación en el caso de que la situación sanitaria lo permita: “El Ministerio está bajando ayuda, pero la realidad es que lo que se necesita es trabajar. De todas formas, estamos de acuerdo y acompañamos las medidas tomadas, porque siempre decimos que hay que buscar este equilibrio entre la salud y la economía”.

Por otra parte, expresó que a partir de las últimas restricciones los contagios en la ciudad bajaron más de la mitad. “Esperamos que la situación sanitaria ceda a nivel nacional para poder tener una temporada de invierno, porque de no tenerla, para Bariloche sería una catástrofe. Además, hay que tener en cuenta que el año pasado no pudimos trabajar, y por eso hay que reconocer la ayuda de Nación, porque de otra forma no habríamos llegado al otro lado del río. Peor hoy las empresas ya no tienen ese ahorro para poder seguir manteniendo las fuentes de trabajo”, sintetizó.