domingo, 17, octubre, 2021

Gregorio Werchow, secretario de Turismo de CAME, habló con Mensajero sobre la medida que tomó el Gobierno nacional para disminuir la circulación en el país.

Ayer por la tarde, con la idea de evitar más contagios de coronavirus, el Gobierno nacional tomó la decisión de retrasar el feriado puente establecido para el próximo lunes 24 de mayo, que se sumaba al feriado del martes 25 en conmemoración del 211º aniversario del Día de la Revolución.

Fuentes allegadas al Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación le indicaron a Mensajero que “el feriado puente se postergará para agosto, donde se espera una mejor situación sanitaria” y que la medida “será publicada en el Boletín Oficial, con la firma de esta cartera y la del Ministerio del Interior”.

A partir de la confirmación por parte del ministerio que conduce Matías Lammens, el feriado puente será trasladado para el martes 17 de agosto, ya que el lunes 16 está establecido en el calendario de feriados nacionales de la República Argentina como el Día del Paso a la Inmortalidad del Gral. José de San Martín.

En este contexto, Gregorio Werchow, secretario de Turismo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), aprovechó la ocasión para dialogar con este medio respecto a la decisión de retrasar tres meses el feriado puente: “De ninguna manera comparto esta acción. Entiendo la situación sanitaria que atraviesa Argentina, pero no se justifica la medida. Fue inconsulta, porque no es justo que todo el país tenga la misma ‘suerte’.

“No se puede generalizar esta situación. Es delicada y comprometida, pero quizás se podía haber optado por mantener el feriado largo de forma regional y ver de acuerdo al semáforo sanitario de cada una de las localidades, en efecto de ver cuál puede imponer más restricciones”, agregó.

Werchow, quien se desempeña en el sector del turismo hace 43 años, reconoció que siempre tomó sus trabajos “con mucha vehemencia” y por eso transmitió su malestar al respecto: “Tengo un poco de bronca respecto a esta medida. Para colmo la toman siete días antes de acontecer el feriado. Muchos ya recibieron señas para hacer viajes y esos montos en varios casos sirvieron para pagar deudas. Ahora no solo no tendremos pasajeros, sino que tendremos que devolver el dinero que nos dieron”.

“Después de todo un año de padecer esta situación de público conocimiento, el turismo, considerado como la actividad más golpeada, tenía la esperanza de vivir algo similar a lo que pasó en Semana Santa y en el resto de los feriados largos”, sumó el empresario.

Al momento de ver cuáles son las medidas a tomar, Werchow especificó que “hay que testear, vacunar y controlar más”. “La cuestión pasa por prorrogar el feriado. No tenemos ningún tipo de seguridad al respecto porque nadie garantiza que algo cambie para bien o para mal. Se deben tomar soluciones de fondo para encaminar y resolver los inconvenientes que van apareciendo”, dijo.

Por último, el secretario de Turismo de CAME destacó el rol que cumple hoy por hoy Matías Lammens, aunque admitió que se debe seguir trabajando para fortalecer la actividad: “Reconozco el esfuerzo de toda índole del ministro, tanto en lo económico como en lo humano, pero no es suficiente. La realidad que yo percibo hace muchos años es que el turismo no es una política de estado. Si esto no se resuelve, simplemente se seguirá postergando la agonía”.