martes, 26, octubre, 2021
CubaOnLine

Roberto Amengual, presidente de AHT, dialogó con Mensajero luego de haber sido ratificado en su cargo por unanimidad por los próximos dos años.

Este jueves, en el marco de la Asamblea General Ordinaria que se realizó en la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), Roberto Amengual fue reelecto presidente de la entidad para el período 2021-2023.

De forma unánime, los integrantes de la asociación conformados por hoteles 4 y 5 estrellas de todo el país eligieron nuevamente al ejecutivo para estar al frente de la entidad, precisamente dos años después de haber ganado en su primera elección.

En este contexto, Mensajero se comunicó con el flamante presidente reelecto de AHT para que pueda contar en primera persona cuáles fueron sus conclusiones al momento de ser confirmado nuevamente para estar al frente de la asociación por los próximos dos años.

– ¿Qué sentís al haber sido reelegido como presidente de AHT?
– Tengo un gran sentido de la responsabilidad por el sector y los asociados que represento. Es un empresariado pujante que apostó fuertemente por el país y la industria. Lamentablemente hoy le toca atravesar la crisis más grande de los últimos 50 años. Tenemos la responsabilidad de hacer sobrevivir a la mayor cantidad de establecimientos hoteleros posible.

– ¿Qué balance hacés de tu gestión hasta ahora?
– Hay distintos factores. Uno de ellos es la transformación digital, con la que yo asumí con intenciones de acompañarla junto a la institución. A través de estos cambios, buscaba agilizar o poner a disposición herramientas que ayuden a la renovación de muchos establecimientos asociados. Lógicamente tuvo un impacto muy alto en torno a la gran crisis que vivimos. Por ejemplo, apostamos al desarrollo de una plataforma de capacitación mucho más amplia en comparación a la que teníamos, con más contenidos propios. Realmente tuvo un uso extraordinario en 2020 y principios de 2021. Todavía seguimos encontrando nuevos ejes de optimización, desde los protocolos hasta otros componentes que sumaremos en función de la coyuntura que estamos atravesando.

– ¿Qué rol ocupa Hoteles Más Verdes?
– Seguimos certificando a distancia. Los acompañamos con el coaching y hacemos las auditorías virtuales aunque hay una final que es presencial y se hará cuando se pueda. Una gran parte del proceso se puede trabajar en forma digital.

– ¿Creés que alojarse en un hotel es “peligroso” en materia sanitaria?
– Un estudio elaborado por la Universidad de Texas establece que el hospedaje en un hotel es una de las actividades que menor riesgo representa respecto a los contagios de COVID-19. Ejemplos así dan mucha tranquilidad, aunque se genera una dependencia fundamental de la demanda que se pueda obtener.

– ¿Qué trajo como “positivo” la pandemia?
– Las reuniones con asociados y con las comisiones directivas de las filiales antes se hacían con un viaje de por medio y ahora podemos estar mucho más en contacto con las herramientas digitales. Estamos mucho más unidos que antes para trabajar en conjunto. De hecho, hay reuniones de trabajo que antes eran más difíciles de coordinar, y hoy en día con Zoom es mucho más sencillo poder conectarse durante el transcurso de una hora, una hora y media como máximo.

– Esta semana se celebró el Día del Agente de Viajes. ¿Cómo definís el vínculo que tienen con la hotelería?
– Las condiciones comerciales específicas las negocian un hotel y una agencia de viajes en particular en función del público al que se dirigen y otras variables. Si hay algo para destacar es que esta clase de profesionales de Argentina está extremadamente formada y agrega valor a las propuestas de ventas. En ese sentido, creo que tenemos una excelente gestión que deja como resultado una ayuda mutua. En definitiva, los agentes de viajes necesitan de los hoteles y viceversa. La sinergia que se genera es muy positiva a partir de las características de ambos rubros.

– ¿Cuáles son los nuevos desafíos que tendrás por delante?
– El último año estuvimos muy focalizados en encontrar herramientas paliativas económicas para la supervivencia de los establecimientos. Ese seguirá siendo un eje muy fuerte en el cual trabajaremos para visibilizar nuestra situación ante el Gobierno nacional y provincial, sin dejar de lado cada uno de los ministerios y entes reguladores. El otro segmento que no descuidaremos es el cultural, porque la realidad es que nuestros equipos de trabajo, al igual que el resto del mundo, están inmersos en la crisis más profunda a nivel contemporáneo. Hay mucha angustia e incertidumbre y eso desgasta mucho. Se necesitan líderes mucho más fuertes que puedan contener y conducir a sus grupos.

– En estadísticas, la hotelería registró a nivel nacional un 20% de ocupación, cuando lo ideal sería un 40% o más, a pesar del 80% que incluso obtuvieron algunas plazas en particular. ¿Cuáles son las acciones a realizar para subir los porcentajes en medio de una etapa de restricciones?
– Definitivamente el contexto es muy complejo. Nadie va a viajar salvo que sea algo fundamental. El período vacacional recreativo que se dio en el verano no creo que se pueda dar en las próximas semanas por las pocas certezas que hay en varios aspectos. Hay plazas con buenos porcentajes de ocupación, pero también hay ejemplos como CABA que apenas alcanzó entre un 5 y un 8%. Lamentablemente Mar del Plata fue uno de los peores destinos de Argentina y más al tener en cuenta la gran cantidad de alojamientos que posee. Si bien la hotelería empezó a registrar algún índice de recupero, ya se perdió. Con todas las restricciones que hubo, se vencieron muchas reservas. Los próximos meses serán extremadamente difíciles, porque las restricciones de la circulación y las actividades hacen que sea complejo trasladarse a CABA o al AMBA, por citar dos casos.

– ¿Plantearon algún otro tipo de esquema económico para paliar la crisis?
– Nunca alcanzan las ayudas económicas, estamos viviendo el peor momento de nuestra historia. Aún en la mejor época de asistencias diría que no son suficientes para absorber las pérdidas que se generaron en hoteles como los nuestros. Estamos buscando nuevas soluciones y trabajamos para encontrar nuevas maneras de financiar los establecimientos privados. Es fundamental encontrar puntos de equilibrio que ayuden a subsistir en los próximos meses.

– ¿Cómo querrías encontrarte al final de esta nueva gestión?
– Me encantaría estar en un sector que esté en vías de recupero. No vamos a llegar a estar en los niveles históricos pero quisiera que la actividad esté en una curva creciente. También quisiera que todos nuestros asociados puedan superar esta crisis. Estoy muy agradecido con el Comité Ejecutivo, la Comisión Directiva, asesores, staff y responsables de las comisiones. Trabajaron arduamente todo este tiempo y estoy seguro que seguirán la misma línea por los próximos dos años. En resumen, desearía encontrarme con una institución más fuerte de lo que está ahora, con un equipo de trabajo sólido y muy unido.