jueves, 6, mayo, 2021

Fabricio Di Giambattista, expresidente de FAEVYT, habló con Mensajero y analizó la actualidad del sector.

Un 27 de abril, pero de 1951, se realizó una Asamblea General Constitutiva que, como resultado, dio origen a la Asociación Argentina de Agencias de Viajes, Turismo y Afines (AAAVyTA), considerada como la entidad que representa en el orden nacional a las agencias de viajes y turismo de Argentina, que además está compuesta por 28 asociaciones regionales distribuidas en todo el territorio nacional contando, como socios, con más de 1800 operadores y agentes de todo el país.

En agosto de 2014, 63 años después de su nacimiento, finalmente se aprobó la reforma y el texto establecido en el Estatuto social, que trajo aparejado un cambio en la denominación de AAAVyTA, ya que a partir de las modificaciones, asumió el rol de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT).

Según la propia entidad, entre los objetivos principales que tienen se destacan el estudio de los problemas que afectan a la actividad turística, con inmediata colaboración en la búsqueda de soluciones adecuadas para las diferentes problemáticas con tal de defender los intereses de sus asociados; el control de las agencias y operadores que conforman a la federación, preservando la ética profesional y comercial en la actividad; y el ofrecimiento de capacitaciones constantes a sus afiliados con el propósito de lograr y exigir la más alta calidad y excelencia en los servicios a otorgar a cada uno de los clientes.

En el marco de su 70º aniversario, FAEVYT difundió un video institucional y destacó la iniciativa que tuvo la institución con el correr de los años para representar fuertemente las voces de las agencias de viajes del país.

La voz de un referente

Fabricio Di Giambattista, director de Columbia Viajes, fue presidente de FAEVYT entre 2011 y 2018, al igual que su padre Ramón, quien se desempeñó en el mismo cargo entre 1991 y 1995. De acuerdo a su experiencia y a todos los años que lleva transitados en el sector, Mensajero se comunicó con él para ver cuál es su mirada en un Día de los Agentes de Viajes tan particular por el contexto que se vive en la actualidad: “Creo que es una criticada pero hermosa profesión que permite vivir con pasión. Es una actividad muy agradable que tiene una complejidad respecto al resguardo y a las horas de dedicación, pero genera satisfacciones enormes en el sentimiento por los viajes que se despiertan en los pasajeros. Me parece que los agentes de viajes tienen unas bondades enormes y lamentablemente hoy son los más afectados por el coronavirus”.

Por otra parte, al ser consultado sobre cómo definiría a los agentes de viajes, el exdirigente remarcó que son los que requieren un aggiornamento permanente y los que disfrutan de los servicios que ofrecen: “Por cómo veo a la actividad, si la analizo desde afuera, se ve más reconfortante de lo que ya es. Por lo general existe esa ‘fantasía’ de que la gente se la pasa viajando y eso genera una especie de movilización desde afuera hacia las personas que están inmersas en la actividad turística. En realidad no deja de ser un trabajo, con una cuota muy alta de responsabilidad desde el comienzo del contacto con el pasajero hasta la finalización del viaje y la post venta”.

Respecto a la distinción que reciben hoy los agentes de viajes en su día, Di Giambattista admitió que los pasajeros reconocen su labor: “Los que viajan a través de agencias reconocen el trabajo que hacemos, porque saben el valor agregado y el apoyo constante que se les da en cualquier contingencia, más hoy en día. Creo que muchas personas, sin saberlo, hacen compras online en sitios que ofician de agentes de viajes. No es más ni menos en comparación a lo que hacen, porque los agentes tratan de tener a su alcance una oferta dinámica a disposición de servicios, prestación hotelera, entretenimientos y demás”.

Al momento de evaluar cómo es el método de persuasión de potenciales pasajeros que están indecisos al momento de adquirir un viaje que ofrece un profesional y una agencia de viajes online (OTA), el expresidente de FAEVYT dijo que estas últimas se enfocan más en la tecnología, aunque no dejan de ser prestadores: “El servicio que prestan las OTA es más tecnológico. Después se debe tener en cuenta el tipo de agencia a contratar, y la diferencia radica en cómo orienta o perfecciona sus principales tareas. La actividad de los agentes de viajes consiste en prestar servicios asociados al turismo. A partir de esta apreciación, hay personas que valoran más la tecnología al momento de una contratación y hay gente que se detiene en el asesoramiento personal. La perfección nuestra va orientada a mejorar la capacidad de respuesta en tiempo y forma, en cualquiera de los dos modelos”.

Con el paso de los años, los avances tecnológicos permitieron que las agencias de viajes puedan incorporar más herramientas al momento de vender. En ese sentido, Di Giambattista señaló que la combinación de la presencialidad y el teletrabajo hacen que las empresas estén cada vez más adaptadas a las últimas tendencias laborales: “El trabajo remoto ya existía en la actividad turística. Cada vez que se citan a los call centers o a los corporativos regía una modalidad de home office más básica o acotada a casos excepcionales. Lo que sí creo es que hoy, como en todas las industrias, va a impactar de forma muy concreta. El tiempo que llevamos habituados a trabajar en este formato irá perfeccionando la performance de cada empleado, al margen de evaluar cómo será el desempeño al momento de retornar a la presencialidad full time. Quizás habría que optimizar las coordinaciones de lo que sería el teletrabajo, pero en muchos casos me parece que quedará instalado. Es fundamental la combinación entre el turismo y la tecnología”.

Al analizar cuáles son las principales necesidades que hoy en día tienen los agentes de viajes, Di Giambattista dijo que “por un lado están los problemas ajenos a la industria que se relacionan en cómo se va a desenvolver y cuál será el cierre de esta pandemia respecto a la incertidumbre, los plazos y el tiempo que demandará, porque ahí entran a jugar los planes de vacunación a nivel mundial”. “Las preocupaciones pasan acerca de cómo vamos a sobrevivir en materia económica en función de la escasez que hay en las ayudas para solventar estos momentos de baja o nula facturación”, sumó.

En paralelo, remarcó que también es importante tener en cuenta el desafío de cada empresa: “Pese al coronavirus, se detienen en analizar cómo reinventarse. Los que deciden quedarse en el turismo deben entender cómo adquirir la tecnología, cómo virar su negocio para ser más visible y cuál es el nicho a ponderar una vez que finalice todo esto”.

Como empresario a cargo de una compañía como Columbia Viajes, que lleva 57 años de trayectoria en el sector, Di Giambattista reveló cuáles son las virtudes principales para seguir de pie más allá de los obstáculos que surgieron a lo largo de todo este tiempo: “Somos varias familias que vivimos de esto, es lo que nos alimenta y lo que nos da vida económica y espiritualmente. Es una motivación que nos invita todos los días a seguir adelante en un programa familiar que se hace extensivo en muchas empresas. Buscamos tener un futuro promisorio a partir de una visión del negocio y acompañar al personal. Me parece que no hay secretos, más bien hay desafíos permanentes de superarnos en algo propio, porque forma parte de nuestras vidas. Columbia Viajes ya es un integrante más de mi familia”.

Durante la entrevista, Di Giambattista destacó la participación que tuvieron los fundadores de la ex AAAVyTA y se refirió al trabajo que está haciendo FAEVYT en un contexto delicado como el presente: “Es impresionante que algunos profesionales hace 70 años hayan tomado la decisión de abordar el trabajo conjunto en los intereses de la actividad y los agentes de viajes. Cada dirigente que estuvo a cargo han enfrentado distintas dificultades y si hoy estamos donde estamos, con una federación que sigue acompañando, por algo es”.

Sin embargo, el exdirigente reconoció que le gustaría que haya una participación más activa de los actores involucrados: “Creo que debería haber un trabajo mucho más colaborativo de los socios. Por motivos personales que cada uno sabrá expresar y defender no se ha logrado en todos estos años, pero siempre se invita a participar. Los dirigentes nos vamos reciclando y van apareciendo jóvenes con otras ideas, con un espíritu diferente, para abordar los desafíos que van surgiendo. Es de suma importancia que haya gente motivada a defender los intereses de los agentes de viajes. Es un momento muy difícil, pero lo bueno es que despertó el interés de muchísimas personas que quieren estar más presentes. No es fácil la participación gremial, al contrario. Se viven muchos momentos de soledad, aunque este contexto puede ser un buen disparador para que la institución se pueda fortalecer”.

Por último, Di Giambattista descartó rotundamente un eventual regreso a la presidencia de FAEVYT, aunque aclaró que está a disposición para lo que precisen los dirigentes actuales: “Ya pasó esa época, fue un proceso bastante largo. Nunca estuve solo, siempre estuve acompañado, pero esa etapa implicó dejar a mi familia de lado y hasta resigné aspiraciones personales. Hoy, desde afuera, reconozco que fue un período de mi vida que pude disfrutar más allá de los sinsabores o amarguras que me tocaron vivir, sin olvidarme de las noches enteras que pasé sin dormir. Estoy feliz actualmente y siempre remarco que estoy para ayudar en lo que necesiten. Hablo con varios directivos permanentemente, como Gustavo (Hani) y Walter (Rodríguez), por ejemplo. Cumplí un ciclo en la federación y creo en la renovación para que el sector disponga de una visión más novedosa”.