martes, 26, octubre, 2021
CubaOnLine

La Asociación Chilena de Empresas de Turismo dictó un webinar en el que se analizó cómo será la actividad después de la pandemia.

Ayer, a través de una conferencia virtual por Zoom, la Asociación Chilena de Empresas de Turismo (ACHET) realizó dos presentaciones cuyo propósito era analizar el futuro del sector luego del coronavirus.

Mediante las capacitaciones que llevaron adelante Guillermo Correa, presidente de ACHET, y Alejandro Álvarez, presidente del comité de touroperadores mayoristas de turismo nacional y receptivo de la asociación, los espectadores, entre los que se destacan ejecutivos de aerolíneas de las tres Américas, operadores turísticos, funcionarios estatales de varios países y periodistas especializados en el trade.

El primer webinar consistió en la presentación que llevaron adelante Correa y Álvarez, junto con la moderación de Lorena Arriagada, secretaria general de ACHET, y Sergio Antonio Herrera, director de la entidad.

En la segunda parte se abrió un debate con preguntas, respuestas y comentarios de varios participantes, con un plus de contenido que brindó el propio Alejandro Álvarez.

Entre las conclusiones más importantes, los ejecutivos afirmaron que hay cambios necesarios en la industria, como la incorporación de otros actores en la definición del marco regulatorio, ya que, según sus declaraciones, “no es razonable que el transporte aéreo sólo se rija por IATA y sus asociados”.

En ese marco, solicitaron que se garantice el cumplimiento del servicio del transporte aéreo o la devolución del dinero; bregaron por un mecanismo de solidaridad entre las líneas aéreas que trabajan con BSP; y además instaron a calificar a las aerolíneas en función de sus riesgos.

Por otra parte, hicieron hincapié en que son fundamentales las modificaciones necesarias al Marco Regulatorio de la Ley de Protección al Consumidor. Según afirmaron, la intermediación aérea no es viable y se deben asumir los costos por el incumplimiento del proveedor aéreo. En paralelo, la legislación debería estar a favor de los consumidores y no hacer distinciones entre la venta directa e indirecta, ya que las pymes no pueden ser aval de las compañías aéreas.

Respecto a las empresas y al ámbito laboral, los expositores hicieron comparaciones en relación a las tareas que estaban vigentes hasta marzo de 2020, y admitieron que algunos cambios llegaron para quedarse, como el teletrabajo, las estructuras organizacionales flexibles con bajos costos fijos y capacidad para los cambios, los equipos adaptables a las modificaciones, la aceleración en la adopción de nuevas herramientas tecnológicas y una flexibilidad por completo.

Por último, Correa hizo hincapié en cómo será la nueva normalidad para el turismo y aclaró que la reactivación será más lenta aunque el turismo interno se reactivará más rápido; los presupuestos serán más restrictivos; la política de los viajes estarán asociadas a protocolos sanitarios; el mundo será “más incierto”, con una necesidad de apoyo antes, durante y después del viaje; y además citó una frase de Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), quien afirmó que “la confianza es la nueva moneda de los agentes de viajes”.