lunes, 19, abril, 2021

La terminal aérea renovó el sistema de navegación que buscará mejorar la operatividad de los aviones en condiciones climatológicas adversas.

Según informó el Ministerio de Transporte de la Nación, en línea con la decisión del ministro Mario Meoni de incorporar tecnología en el sector aéreo con tal de mejorar la seguridad operativa, la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) puso en marcha un nuevo sistema de aterrizaje por instrumentos (ILS).

Este nuevo instrumento se puso en marcha en la cabecera 19 del Aeropuerto Internacional Libertador General José de San Martín, en Posadas, y reemplaza al que había hasta este momento. A su vez, dispondrá de nuevas tecnologías y permitirá mejorar la operatividad de los aviones en condiciones climatológicas desfavorables.

“Estamos desarrollando un Plan de Modernización del Transporte que incorpora nueva tecnología y mejora la infraestructura de todos los aeropuertos del país porque las y los argentinos merecen un sistema de transporte de calidad que les permita viajar seguros y que, a su vez, genere cada día más oportunidades de desarrollo. Ese es el desafío que tenemos y es el camino que transitamos para poner a Argentina de pie”, afirmó Meoni.

Incluso, el nuevo ILS de Posadas también sumará un transmisor de señales DME (equipo de medición de distancia), que permitirá que las tripulaciones puedan conocer con exactitud qué tan lejos están del aeropuerto.

A su vez, una vez finalizada la instalación del nuevo ILS, los equipos técnicos comprobaron el funcionamiento correcto inicial de los transmisores y las antenas del flamante sistema con aviones equipados con equipos especiales de medición. De hecho, también se realizaron una serie de aproximaciones a la pista para establecer fehacientemente la estabilidad, precisión y calidad de las señales radioeléctricas.

El anterior ILS de Posadas llevaba más de 25 años de antigüedad y su reemplazo incluyó el cambio de todas las antenas, la construcción de nuevas bases de hormigón y casetas protectoras para los equipos y la instalación de un sistema de comunicaciones robusto y duplicado (por fibra óptica y antenas de radioenlace) entre los equipos y la torre de control, que permite, tanto al personal de control de tránsito aéreo como al de servicio técnico, tener un seguimiento continuo del funcionamiento del sistema.