lunes, 19, abril, 2021

Duncan Paterson, gerente de Ventas de American Airlines para Sudamérica, dialogó con Mensajero sobre los ajustes que tuvieron que hacer luego del pedido del Gobierno. 

En enero, American Airlines operaba 14 vuelos semanales, actualmente tienen nueve, siete correspondientes a la ruta que une Ezeiza con Miami y dos frecuencias para el trayecto con Dallas. Estos cambios surgieron del pedido que hace unos días les hizo el Gobierno nacional. En este marco, Mensajero dialogó con Duncan Paterson, gerente de Ventas de la compañía para Sudamérica. 

“Puntualmente, en sistema impactó el fin de semana pasado. Si bien nosotros  recibimos la notificación, hacemos la carga de datos los sábados a la noche. En este escenario tenemos la cuestión de que los vuelos están llenos, entonces, si los dejábamos abiertos se iban a seguir vendiendo. Por lo tanto, dimos de baja los aviones que sabíamos que teníamos que modificar y el sábado directamente los sacamos del GDS, porque ahí tuvo que empezar el proceso de reacomodar a los pasajeros. 

Por otro lado, pero muy vinculado a este proceso de reestructuración de frecuencias, Paterson señaló que esta es la mejor temporada de exportación de semillas, entonces para nosotros es importante seguir manteniendo las frecuencias. “Necesitamos ayudar a la rentabilidad de esos vuelos que están llevando semillas por medio del transporte de pasajeros, si no es inviable el negocio. Para nosotros es importante mantener las rutas”, confirmó. 

Volviendo a la reacomodamiento de vuelos, detalló que para conseguir un proceso efectivo hay que tener en cuenta múltiples condiciones. Por un lado, hay que distribuir los servicios en dos: el cliente que pagó bussiness (ante cualquier reprogramación claramente va a querer mantener la categoría) y quién adquirió tickets en Economy (que lógicamente es más fácil reubicarlo). Luego, indicó, hay que hacer una subdivisión: «El pasajero que aún no salió. Por ejemplo, está quién va a Japón via Dallas y ahora tiene que hacer Miami/Dallas/Japón y quizá sea necesario modificar su salida un día más. De cualquier manera, tienen la opción de elegir no viajar. Pero el tema es con el otro grupo de clientes, el que está afuera y tiene que volver. En ese pasajero no tenemos que focalizar, porque si no le estamos dando un problema futuro a los consulados por dejar gente varada». 

En este sentido, confirmó que actualmente están con capacidad para traer de regreso a todos los pasajeros que están en el exterior. Aunque, aclaró: «Quizás no en los tiempos o en la forma que pretendían». 

“Necesitamos ayudar a la rentabilidad de esos vuelos que están llevando semillas por medio del transporte de pasajeros”

 Estas proyecciones se mantendrán durante todo abril y representan un 40% de reducciones en las frecuencias con respecto a enero. «En marzo habíamos tenido una disminución del 30% y ahora se sumó un 10% más», detalló. 

Al referirse a la performance de la demanda durante enero y febrero en Argentina, explicó que no fue «ni buena, ni mala». Y agregó: «Lo positivo es que pudimos empezar a mover la rueda, en el sector aerocomercial esto es difícil porque está la pregunta de qué es primero si la oferta o la demanda. Esta programación nos permite tener vuelos disponibles para cuando haya una apertura del turismo receptivo. Somos positivos con este tema, porque en algún momento habrá protocolos que permitirán el ingreso a los que ya están vacunados», apuntó. 

«En marzo habíamos tenido una disminución del 30% y ahora se sumó un 10% más»

Con respecto a la actividad en el resto de la región, Paterson indicó que en Colombia están agregando frecuencias. “Casi un 70% más de lo que había en 2019”, comentó. Y sumó: “Estamos agregando vuelos Nueva York/Santiago de Chile para mayo, también vamos sumando frecuencias en Perú y Ecuador”. 
Asimismo, destacó que están cambiando los tipos de avión en estos cuatro mercados: “Incorporamos B787-9, como parte de una renovación de flota”. Asimismo, resaltó la puesta en marcha de Very Fly, la implementación tecnológica que permite a los pasajeros reunir todos sus documentos en una sola aplicación y así simplificar la tarea en los aeropuertos. “Funciona muy bien, el mismo sistema habilita al pax y no hay que destinar tiempo aparte para esos chequeos. Está en todos los aeropuertos, pero no en todos los destinos. Hay países que lo implementaron como política.”, confirmó. 

Para cerrar, afirmó: «Si  hay que compararlo con temporadas anteriores hay que olvidarse, en cambio si se lo ve con respecto a los últimos meses si es buena».